La Convención Constitucional debate las normas transitorias en las etapas finales de su trabajo. Una de ellas apunta a que todos los derechos de agua vigentes pasen a ser autorizaciones de uso apenas empiece a operar la propuesta en caso de ser aprobada. Ante esto, desde la Asociación Nacional de Servicios Sanitarias (Andess), alertaron sobre los efectos para garantizar el consumo humano que significa esta indicación.

“Esta indicación pone en riesgo uno de los principios de la propuesta constitucional, que es garantizar el Derecho Humano al Agua y Saneamiento. Un cambio así de abrupto, sin contar con la institucionalidad necesaria, ni la certeza de los derechos de agua requeridos para la población, podría provocar problemas en la continuidad del servicio”, indicó en un comunicado el presidente ejecutivo de Andess, Julio Reyes.

El gremio indicó que el riesgo de la propuesta radica en que hoy, las empresas sanitarias cuentan con convenios con otros usuarios titulares de derechos de agua para poder cumplir su misión de abastecer a las personas a diario. La aprobación de la norma transitoria afectaría dichos acuerdos y los impediría a futuro, arriesgando la seguridad del suministro de agua potable para la población.

“Hacemos un llamado a la Convención a tener en consideración esta realidad, y que el mecanismo de transición que se establezca, provoque el menor impacto para la ciudadanía, adecuando de manera gradual y ordenada el cambio de régimen de las aguas que se ha acordado en la propuesta constitucional, analizando sistemáticamente los diversos efectos que ese cambio puede causar en distintos sectores y actividades y respetando adecuadamente los derechos de las personas”, señaló Reyes.

Estas normas transitorias empezarán a ser discutidas desde ayer en la comisión, y luego deberán ser votadas por el pleno de la Convención Constitucional.

/