La tensa contienda para sustituir a Boris Johnson como primer ministro del Reino Unido ingresó este martes en un final imprevisible, al quedar tres aspirantes -un hombre y dos mujeres- tratando de quedar entre los dos finalistas para cuando voten los miembros del Partido Conservador.

Después de la cuarta ronda de votación por parte de los legisladores del partido, quedó eliminada la ex ministra de Igualdad, Kemi Badenoch, una legisladora poco conocida previamente y que se ha convertido en una estrella en ascenso del ala derecha del partido.

Tras la salida de Badenoch, queda el ex jefe del Tesoro Rishi Sunak, el favorito de muchos; la secretaria de Relaciones Exteriores, Liz Truss; y la ministra de Comercio, Penny Mordaunt. Ahora los tres candidatos buscan seducir a los partidarios de Badenoch antes de la votación de eliminación final que se desarrollará este miércoles.

La terna busca suceder a Johnson, quien renunció este mes como líder del partido después de que crecientes escándalos éticos provocaron renuncias masivas en su gobierno.

Dos finalistas irán a una segunda vuelta de votación entre los 180.000 miembros del Partido Conservador, y el ganador se anunciará el 5 de septiembre. Sunak obtuvo 118 votos el martes, dos menos que el número que le garantizaría ser uno de los dos candidatos que podrán elegir los miembros conservadores. Mordaunt recibió 92 votos, Truss 86 y Badenoch 59.

Los aspirantes que quedan en pie también estaban cortejando a los partidarios de Tom Tugendhat, un legislador influyente que fue eliminado de la contienda el lunes.

Tanto Mordaunt como Badenoch tuitearon elogios para Tugendhat después de la votación del lunes. Truss prometió aumentar el gasto militar del 2% al 3% del producto interno bruto, un tema clave para Tugendhat, un ex soldado que preside la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de los Comunes.

La contienda interna ha expuesto divisiones profundas en el Partido Conservador al final del reinado de Johnson, empañado por los escándalos. Los opositores han criticado a Sunak por aumentar los impuestos pese al daño económico que trajeron la pandemia de coronavirus y la guerra en Ucrania. Sunak ha respondido que sus rivales están vendiendo “cuentos de hadas” económicos.

En una contienda donde cada voto cuenta, el electorado de 358 legisladores conservadores se redujo el martes a 357. Tobias Ellwood, un crítico de Johnson que apoya a Mordaunt, fue suspendido del grupo del partido en el Parlamento por no votar el lunes en una moción de confianza.

Johnson, mientras tanto, prácticamente ha desaparecido de la escena política. No ha asistido a ninguna reunión de emergencia del gobierno sobre una ola de calor que provocó temperaturas de 40 grados centígrados (104 Fahrenheit) en territorio británico.

El viernes pasado, Johnson visitó una base de la Fuerza Aérea Real y dio un paseo en un avión de combate Typhoon, con imágenes al estilo “Top Gun” publicadas más tarde por su oficina. Pasó el fin de semana en Chequers, la casa de campo que viene con el cargo de primer ministro, organizando una reunión informal de despedida para el personal y los amigos.

El pasado lunes, el mandatario asistió al Salón Aeronáutico de Farnborough y regresará al Parlamento en una de sus últimas presentaciones como primer ministro para elogiar sus propios logros antes de un voto de confianza mayormente simbólico convocado por el propio gobierno.

(Con información de AP)

/

/psg