La abuela de Salvador Ramos podría no volver a hablar luego que su nieto le disparara en la boca el pasado 24 de mayo.

Jason Ybarra, primo de la mujer, contó al medio The New York Post que el disparo le ocasionó serios daños en la cara a Celia Martínez Gonzáles, de 66 años.

El hombre relató que la bala le entró en su “mandíbula justo al lado de su boca y le destrozó todos los dientes”, de otra forma la historia hubiera sido peor.

“Si la bala hubiera entrado una pulgada en otra dirección, le habría volado la cabeza. Lo lleva bastante bien, considerando lo que pasó. Pero es posible que nunca pueda volver a hablar”, agregó.

El esposo de la mujer informó que ella por ahora se comunica mediante escrito ya que cuando intenta hablar, sus palabras no se entienden.

“Tiene un cuaderno donde escribe lo que trata de decir, pero cuando no podemos entenderlo, se frustra”, comentó.

Este martes 31 de mayo se cumple una semana del trágico tiroteo en una primaria de Uvalde, Texas, causado por Salvador Ramos y que dejó 21 personas sin vida, entre ellas 19 niños.

Salvador Ramos asesinó a 21 personas en una escuela de Uvalde, Texas. Foto: Archivo

Celia, de 66 años, fue la primera víctima de Ramos, incluso ella intentó detenerlo para que no cometiera el tiroteo en la escuela de Robb, sin embargo, no lo consiguió.

Ese día Salvador fue abatido por la policía.

El domingo  el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y su esposa Jill visitaron la  Primaria Robb.

El mandatario estadounidense y su esposa depositaron un gran ramo de flores blancas frente a la escuela, y la primera dama tocó las fotografías de cada uno de los estudiantes fallecidos en un monumento conmemorativo instalado en el lugar.

/gap