Las autoridades ucranianas denunciaron este domingo que un misil ruso pasó peligrosamente cerca de la planta de energía nuclear de Pivdennoukrainsk, en el sur del país, en un incidente que calificaron directamente de “acto de terrorismo nuclear”.

La operadora estatal de energía nuclear, Energoatom, precisaron que el incidente ocurrió en torno a las 05.30 de esta madrugada cuando un misil de crucero ruso, “similar al modelo ‘Kalibr’”, sobrevoló la planta a una proximidad “crítica” durante unos instantes antes de seguir su recorrido.

“Probablemente, el cohete iba en dirección a Kiev, donde se han escuchado explosiones esta mañana”, estimó Energoatom en su canal de Telegram. Varios misiles han impactado este domingo en la capital ucraniana tras semanas de relativa calma y al menos una persona ha resultado herida.

La operadora ucraniana ha denunciado que “Rusia sigue representando una amenaza para la seguridad nuclear de las centrales nucleares de Ucrania y amenaza al mundo con una nueva catástrofe nuclear”.

En opinión de los responsables de Energoatom, los rusos “parece que siguen sin entender que incluso el fragmento más pequeño de un misil puede causar una catástrofe si acaba impactando contra una unidad en funcionamiento” de una central nuclear.

Un incidente similar, ocurrido en abril, desató la firme condena de la agencia nuclear de la ONU, que lanzó una investigación al respecto.

“Un misil de este tipo podría haber tenido un grave en la integridad física de la central nuclear, lo que podría conducir a un accidente nuclear”, lamentó el director del Organismo Internacional para la Energía Atómica, Rafael Mariano Grossi, en un comunicado.

Ataques a Kiev

Rusia afirmó este domingo que destruyó blindados entregados a Ucrania por países del este de Europa mediante ataques aéreos en Kiev, los primeros en la capital en varias semanas.

“Misiles de alta precisión y de largo alcance disparados por las fuerzas aeroespaciales rusas sobre el suburbio de Kiev destruyeron tanques T-72 entregados por países de Europa del Este y otros blindados que se encontraban en hangares”, declaró el vocero del ministerio ruso de Defensa, Igor Konashenkov.

Previamente, el alcalde de Kiev Vitali Klitschko había informado de bombardeos en la madrugada contra los barrios de Darnytsky y Dniprovsky, al sudeste de la capital ucraniana.

La amenaza de Putin

El jefe del Kremlin afirmó que las Fuerzas Armadas rusas atacarán objetivos que hasta ahora se habían librado si Occidente suministra a Ucrania misiles de largo alcance. “Si llegan a suministrarlos, sacaremos las conclusiones apropiadas y usaremos nuestras armas, que no nos faltan, para atacar aquellos objetivos que hasta ahora no hemos golpeado”, señaló.

Putin hizo estas declaraciones después de que la Casa Blanca anunciara un nuevo paquete de ayuda militar a Ucrania por valor de 700 millones de dólares, que incluye lanzaderas múltiples de misiles HIMARS con un alcance de hasta 70 kilómetros.

Putin aseguró que la decisión estadounidense no cambiará fundamentalmente el equilibrio de poderes en el terreno, ya que las armas de EEUU y otros países están destinadas a reponer el material bélico perdido por Ucrania durante las hostilidades. “No hay nada nuevo aquí. En primer lugar, estos sistemas de misiles de lanzamiento múltiple ya los tiene el Ejército ucraniano: tiene Grad, Smerch, Uragán soviéticos, de fabricación rusa similares”, capaces de alcanzar entre 45 y 70 kilómetros, afirmó.

El presidente ruso consideró que, en general, “todo ese alboroto en torno al suministro de armas adicionales (a Ucrania) persigue un sólo objetivo: prolongar al máximo el conflicto armado”.

(Con información de Europa Press, EFE y AFP)

/psg