El gobierno estadounidense realizó un duro repaso de los crímenes cometidos en los últimos años contra los opositores en Cuba, Nicaragua y Venezuela, bajo regímenes que no fueron invitados a la Cumbre de las Américas por estas violaciones a los derechos humanos.

Brian Nichols, subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, lamentó que las voces críticas sean reprimidas por estos gobiernos. “La detención y los juicios por motivos políticos de manifestantes pacíficos siguen siendo una afrenta a la democracia. Las duras sentencias impuestas castigan la oposición política e intentan silenciar a cualquiera que apoye la democracia”, dijo en un discurso para la Cumbre y divulgado en su cuenta de Twitter.

En ese marco, detalló las recientes violaciones se han cometido recientemente en estos países.

En el caso cubano, Nichols destacó que en las protestas de julio de 2021 el régimen detuvo a más de 1.400 manifestantes y enjuició a cientos, incluyendo a menores.

“En lugar de atender los reclamos económicos y de derechos humanos, el gobierno cubano inició una era de represión implacable, acusando a los manifestantes de sedición, y condenándolos a penas de ente siete y 30 años de prisión”, señaló. Además, destacó que no se trata de una novedad en la isla, ya que las violaciones al sistema de derecho tienen un historial de décadas bajo el régimen castrista.

Sobre Nicaragua, el funcionario indicó que desde el 2018 “el régimen Ortega-Murillo ha orquestado una brutal represión de los derechos humanos en respuesta a la oposición generalizada a las políticas del régimen, lo que ha provocado la muerte de más de 320 ciudadanos”.

También recordó que en el período previo a las elecciones, “el régimen encarceló arbitrariamente a más de 40 figuras de la oposición, incluyendo a siete posibles candidatos presidenciales”, así como a destacados periodistas independientes, “amañando el resultado mucho antes de la votación” en la que Daniel Ortega consiguió un nuevo mandato.

Al hablar de Venezuela, Nichols se enfocó en los vejámenes y las torturas que han sufrido los opositores encarcelados.

“Se aísla a los presos políticos, se les niega alimentación y tratamiento médico adecuado. Los presos han sido torturados mediante palizas, inmersión en agua, descargas eléctricas y exposición a bajas temperaturas”, denunció.

“Las presas informan haber sufrido violencia sexual por parte de las fuerzas de seguridad”, añadió Nichols.

Ante este panorama, el subsecretario dijo que Washington mantendrá respondiendo a los llamados de los ciudadanos para que haya elecciones libres en estos países, “para que los venezolanos, cubanos y nicaragüenses elijan a sus líderes por sí mismos”.

Por ello, reafirmó: “Estados Unidos continuará utilizando sus herramientas diplomáticas y económicas a su disposición para apoyar los llamados a favor de la libertad, rendición de cuentas y democracia. La promoción de Derechos Humanos está en el centro de nuestra política exterior”.

/psg