El alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, advirtió del “efecto dominó” que el “terremoto” de la guerra en Ucrania puede tener en el mundo y que, de no acabar pronto, puede suponer un “tsunami” mundial.

Para evitar ese escenario, el jefe de la diplomacia europea instó a “asegurar la victoria de Ucrania” y a “estar preparados para pagar el precio de la libertad”, en un discurso que divulgó en redes sociales y debía haber pronunciado hoy con motivo del veinte aniversario del Instituto de Estudios de Seguridad de la UE (EUISS), con sede en París, que lo publicó también en su web.

“Vista a través de una lente geopolítica, la guerra corre el riesgo de crear un mundo bipolar de competencia permanente e incluso confrontación. Entre EE. UU., Europa y países afines, por un lado, y Rusia y China, por el otro. Y con un grupo de coberturistas y ‘estados oscilantes’ en el medio”, dijo Borrell, quien está en aislamiento por contagio de covid-19.

Alertó de la “creciente fragmentación” del mundo y del riesgo de que la cooperación multilateral se vuelva “aún más difícil”, ya que esta guerra desatada por Moscú tiene lugar en el contexto de “un esfuerzo revisionista más amplio tanto de Rusia como de China”.

“Lo que está en juego es la igualdad fundamental de los estados y el respeto por su soberanía exigidos por la ONU”, escribió Borrell.

Desde una perspectiva económica, “la guerra corre el riesgo de crear una tormenta geoeconómica”.

/gap