El dólar volvió a subir este miércoles en el mercado cambiario local y tocó un nuevo máximo histórico, quedando al borde de alcanzar los $890.

El billete verde escaló $4,80, quedando en puntas de $887 vendedor y $886,70 comprador. En las últimas diez sesiones, la divisa ha caído solo dos veces y acumula una agresiva alza de $64,4.

Todo esto, mientras se propagan los temores en el mercado de una recesión a escala global, lo que, de paso, llevó a cobre a anotar hoy una potente baja en la Bolsa de Metales de Londres, cayendo de los US$4 la libra por primera vez desde agosto de 2021.

Pablo Mundaca, analista senior de mercados de XTB Latam, comentó que “el mercado ve con preocupación la actualización en las proyecciones económicas de Goldman Sach, Deutsche Bank y Citigroup, quiénes están advirtiendo un aumento en la probabilidad de recesión”.

También expuso que “los inversionistas siguen con atención el tipo de cambio, debido a que el Banco Central podría intervenir, en un entorno en el cual tenemos inflación y la Política Monetaria ha cambiado bruscamente.”.

“Si mantenemos el escenario actual, esperamos que el cobre siga débil, con posibles caídas a precios aún más bajos, y si la situación a nivel internacional hace migrar a los inversionistas a los refugios, el dólar podría llegar a nuevos máximos en torno a los $895-$900 en los próximos días”, acotó Mundaca.

Mientras que Ricardo Bustamante, jefe de estudios trading de Capitaria, comentó que “el precio del cobre cayó con fuerza en la sesión, en medio de mayores temores por una recesión en Estados Unidos y en diversas economías del mundo, situación que impacta en las proyecciones de demanda del metal rojo, apoyando su debilidad”.

“Esto se da a pesar de la paralización de Codelco, donde recién impactaría en las perspectivas de oferta si este paro comienza a extenderse”, dijo. “Tras el último repunte sería natural ver alguna corrección del billete verde, especialmente tras acercarse a los psicológicos $900 y a medida que una intervención cambiaría toma más fuerza para evitar un mayor impacto en los costos de los importadores, que genera más inflación por efecto cambiario”, concluyó.

/psg