El papa Francisco pidió hoy que se “alivie el sufrimiento de la querida población afgana” tras el terremoto que ha causado en las últimas horas al menos 920 muertos y 600 heridos en el este de ese país, donde los equipos de rescate tratan de localizar a posibles atrapados.

“En las últimas horas, un terremoto se ha cobrado víctimas y ha causado grandes daños en Afganistán. Expreso mis condolencias a los heridos y a los afectados por el terremoto. Y rezo en particular por los que han perdido la vida y por sus familias”, dijo el pontífice al término de la audiencia general.

“Espero que con la ayuda de todos podamos aliviar el sufrimiento de la querida población afgana”, añadió ante los miles de fieles reunidos en la plaza de San Pedro del Vaticano.

Al menos mil personas murieron y más de 600 resultaron heridas por un terremoto de 5,9 grados que afectó anoche las provincias de Paktika y Khost en el este de Afganistán, según fuentes oficiales, aunque se prevé que la cifra aumente mientras los equipos de rescate tratan de localizar a posibles atrapados.

El seísmo se registró la noche del martes a unos 46 kilómetros de la ciudad de Khost, cerca de la frontera entre Pakistán y Afganistán, según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), que informó también de una réplica de 4,5 grados.

Imágenes compartidas en redes sociales muestran numerosas casas destruidas, y el Gobierno de los talibanes comenzó ya las labores de rescate con el envío de asistencia, helicópteros y suministros médicos.

Afganistán suele sufrir terremotos, especialmente en la zona conocida como Hindu Kush, de gran actividad sísmica y habitual punto de origen de movimientos telúricos en la región.

(Con información de EFE)

/psg