Apoderados de un establecimiento educacional de la comuna de Coronel, en la región de Biobío, denuncia presuntas agresiones contra un estudiante de 8 años con síndrome de Down.

De acuerdo a los antecedentes que se manejan, el niño habría sido amarrado de pies y manos a su pupitre en más de una ocasión por parte de un funcionario, mientras sufría de episodios de hiperactividad.

El hecho ocurrió en la Escuela Escuadrón, y quedó al descubierto cuando la persona que estaba a cargo del niño se ausentó de sus labores al presentar una licencia médica.

Cuando el niño pasó por un episodio similar de hiperactividad y comenzó a correr por la sala de clases, los propios compañeros le señalaron a la docente reemplazante que hiciera “lo de siempre” para tranquilizarlo.

/gap