¡Vendepatrias!”, les gritó fuerte un hombre que pasaba por calle Catedral al grupo Centroizquierda por el Rechazo instalado ayer en la mañana en las escalinatas de la entrada del edificio del ex Congreso para iniciar su primera actividad de campaña. “¡De cuál de todas las patrias!”, le respondió el exministro Jorge Burgos (DC), en alusión al sello plurinacional de la propuesta constitucional, causando la risa del resto de los participantes.

El acto, que reunió ayer a figuras de la DC (Ximena Rincón, Matías e Ignacio Walker, Fuad Chahin, Carolina Goic, Soledad Alvear, José Pablo Arellano, entre otros), socialistas (Manuel Marfán), radicales (Carlos Maldonado, Isidro Solís, Jaime Campos, por nombrar algunos), del PPD (Jorge Tarud, Carolina Echeverría, entre varios más) y de los movimientos Amarillos x Chile (Mario Waissbluth, Cristián Warnken, Óscar Guillermo Garretón, Matías de la Fuente y Odette Morales Baltra, hija de la emblemática dirigente comunista Mireya Baltra, quien hace unas semanas causó revuelo al declarar su apoyo al Rechazo), Una que nos una (Carolina Torrealba y el actor Pablo Díaz) estuvo rodeado de una atmósfera distendida y alegre (Javiera Parada repartía chapitas del Rechazo, Rincón llegó junto a su nieta y varios otros dirigentes con sus hijos y el vocero de la Vega Central, Arturo Guerrero, era el más solicitado para selfies), pero también se reflejaba un poco de nerviosismo en algunos rostros de izquierda, como el del exdirector del Museo de la Memoria Ricardo Brodsky, quien se ubicó en un rincón detrás del grupo, evitando protagonismo en la fotografía final.

Hubo algunos invitados que no llegaron, como el exsenador del PPD Felipe Harboe, el economista Óscar Landerretche y la vieja guardia DC (Belisario Velasco, Ricardo Hormazábal, Juan Carlos Latorre…), quienes se excusaron porque organizarán una actividad propia próximamente.

El exdiputado Jorge Tarud señaló que “hay muchos militantes y dirigentes del PPD, entre ellos varios exparlamentarios como yo, que están por el Rechazo, que no pudieron estar hoy (por temas de aforo)”.

La de ayer en la mañana fue una más de una serie acciones por el Rechazo que se fueron desencadenando esta semana, tras las alertas que encendieron en el sector las últimas encuestas en que el Apruebo acortaba distancia.

Los constituyentes como protagonistas de la campaña

“Las encuestas del domingo pasado llegaron en un muy buen momento, ya que generaron un fuerte remezón que nos sacó del letargo en que estábamos y reactivó a los partidos, a las distintas organizaciones sociales y agrupaciones que están por el Rechazo”, afirma el secretario general de RN, Diego Schalper.

Un dato que incluía la encuesta Cadem y que fue leído con especial atención en los partidos fue que el Apruebo había sumado dos puntos porcentuales, alcanzando el 39%, y el Rechazo había caído cinco puntos porcentuales, quedando en 47%. Como ambas cifras no cuadraban, significaba que muchas personas se habían ido al grupo de los indecisos, quienes definirán el plebiscito del 4 de septiembre, según los expertos.

Este y otros datos fueron analizados por los secretarios generales de Chile Vamos en una reunión por Zoom el lunes, y al día siguiente, por los presidentes en un encuentro en la sede de la UDI, en Providencia, donde se acordó darles más protagonismo a sus exconstituyentes más moderados, y movilizar a sus huestes en zonas estratégicas a través del empoderamiento de los líderes y caudillos locales de los respectivos partidos. Eso sí, siempre tratando de respetar la premisa de esta campaña de que la sociedad civil sea la cara del Rechazo.

Cada partido, además, incluido Republicanos, armó su lista de voceros para los requerimientos mediáticos que irán en aumento a medida que se acerque el 4 de septiembre. “La idea es que salgan rostros frescos que hayan tenido un rol en la Convención, a los que la gente les crea y, de paso, obligue a los convencionales de izquierda a salir también (algo que no quieren los estrategas del Apruebo)”, cuenta un dirigente del sector.

El viernes en la mañana fue el debut de este grupo en una actividad en la equina de Moneda con la Alameda, donde repartieron volantes del Rechazo, acompañados de jóvenes brigadistas con coloridas banderas.

Se le pidió a la periodista y exconstituyente Bárbara Rebolledo y al arquitecto Iván Poduje, además de Bernardo Fontaine, que sean quienes se refieran a la franja en televisión que comienza este viernes y donde el Rechazo ha puesto gran parte de sus energías. Esto, a partir de que se considera que este espacio tuvo efectos importantes en las últimas elecciones, aunque en momentos en que el país estaba bajo cuarentenas por el Covid-19.

Desde hace un mes, el equipo integrado por Gonzalo Müller (UDI), Jorge Selume (Evópoli), Fontaine (independiente cercano a RN) y Marco Antonio González (Republicano) trabajan diariamente en la campaña que se ha ido grabando a través de piezas audiovisuales modulares, que se irán poniendo, según el pulso de la contingencia. La regla de oro del team es respetar la instrucción de sus partidos, en cuanto a que no aparezcan políticos ni empresarios.

Velado despliegue territorial

El estrechamiento de ambas opciones también produjo los primeros choques entre la UDI, RN, Evópoli y Republicanos, y por consiguiente, ajustes al plan. Aunque públicamente se seguirá remarcando que la campaña del Rechazo pertenece a la sociedad civil y no a los políticos, los dirigentes de la centroderecha se encuentran desplegados en todo el país haciendo campaña.

La directiva de la UDI llegó el jueves a Arica junto a la alcaldesa de Las Condes, Daniela Peñaloza, el exconstituyente Pablo Toloza y el encargado del departamento de pueblos originarios, Hans Curamil, mientras el presidente de los Republicanos recorrió miércoles y jueves la Región de La Araucanía, en el marco de la Gira por la Verdad que ha mantenido al partido recorriendo el país desde fines de marzo.

José Antonio Kast tampoco ha dejado de recorrer el país, pero sin actividades con prensa. Esta semana estuvo en la Región de Coquimbo y de ahí saltó a Los Lagos.

El excandidato presidencial ha cumplido el acuerdo de no aparecer liderando el Rechazo, salvo en la actividad que realizó el 19 de julio, cuando llegó a la Contraloría para solicitar una investigación sobre posible intervencionismo electoral del gobierno, señalando que el Presidente Boric era el “jefe de campaña” del Apruebo. Pese a que Kast logró instalar el tema en la agenda, su aparición no fue bien evaluada en Chile Vamos, desde donde, incluso, lo culparon de la súbida del Apruebo.

Cercanos a Kast señalan que en esa oportunidad decidió salir por dos razones: estaba convencido de que había que denunciar la injerencia del gobierno en favor del Apruebo con una acción potente, es decir, él liderando la acción, de lo contrario la denuncia se iba a diluir. Su segundo objetivo fue enviar un recado a los presidentes de Chile Vamos. Según un cercano al líder republicano, el mensaje fue: “Por qué me piden a mí esconderme si ustedes todos los días aparecen en televisión, radio y diarios haciendo declaraciones”. El aviso llegó a sus destinatarios, quienes han rechazado una serie de invitaciones de distintos medios de comunicación.

La noche del viernes, el presidente de RN, Francisco Chahuán, inauguró la Casa del Rechazo en Recoleta, desde donde se coordinará la campaña en la zona norte de la capital. “Este es un hito en la campaña”, señaló el senador ante decenas de militantes a quienes pidió “salir a la calle a conquistar corazones por el Rechazo”.

Pero la gran batalla, coinciden todos, se disputará en la zona sur oriente de la capital (Puente Alto, La Florida, San Ramón, La Granja, La Pintana) que reforzarán.

“Nosotros ya nos desplegamos por todo el país y ahora nos vamos a concentrar en las comunas de la zona sur oriente de la Región Metropolitana, que creemos será el punto de inflexión en el resultado del plebiscito, al igual como lo ha sido en las últimas elecciones”, señala la presidenta de Evópoli, Luz Poblete.

El activo pero cauteloso rol de los empresarios
El repunte del Apruebo tampoco pasó desapercibido en el mundo empresarial, desde donde se han destinado más recursos para las distintas plataformas y campañas de la sociedad civil, entre ellas, la Casa del Rechazo inaugurada el martes a media cuadra de La Moneda.

“No, muchas gracias, no hablaré de eso”, responde Ítalo Zunino Besnier, el empresario de la zona del Biobío y vicepresidente de Evópoli, que, según cifras del Servel, figura como el mayor donante a la campaña del Rechazo.

Félix de Vicente, sin embargo, otros de los empresarios que aparecen como aportantes al Rechazo en el Servel, no tiene problemas para referirse al tema. “Me llamó un amigo que es socio del El Mostrador y me pidió que lo ayudara en su trabajo por el Rechazo. Lo hice, pero estoy totalmente fuera de la política”, señala el exministro de Economía en Piñera 1.

Juan José Santa Cruz, en tanto, cuenta que está apoyando el movimiento Chile es uno solo, cuyo nombre hace referencia a la frase pronunciada por el expresidente Patricio Aylwin en su discurso de asunción en el Estadio Nacional, el 11 de marzo de 1990. “Estamos difundiendo información, tenemos voceros y más de siete mil voluntarios”, señala el hombre clave tras la candidatura de Sebastián Sichel el año pasado.

Pero la postura de las multigremiales, como la Confederación de la Producción y del Comercio y la Sofofa, es no involucrarse de forma pública en la campaña en contra de la nueva Constitución. El argumento es el mismo que el de los partidos de la derecha para mantener a sus dirigentes al margen: el protagonismo lo deben tener los ciudadanos y cualquier gesto o aparición de algún líder empresarial podría hacerle un flaco favor al Rechazo y ser utilizado por sus contrincantes. Y hasta hora los hombres de negocios han seguido la instrucción al pie de la letra, evitando incluso pautas públicas donde pudieran ser consultados al respecto, señalan en algunos gremios.

Juan Sutil: “Como ve, no estamos en la contingencia electoral”

“Puede ser que un empresario haya contribuido a la campaña y eso es natural, pero institucionalmente no nos corresponde hacer campaña ante el plebiscito”, señaló el presidente de la CPC, Juan Sutil, a La Tercera Domingo, el martes en la mañana, desde la terraza de la casona de la CPC en Providencia, donde acababa de terminar la tradicional reunión de los martes, en la que -asegura- no se trató el tema del plebiscito. “No lo hemos tocado. Nos concentramos en la agenda legislativa y en particular discutimos los proyectos de ley de medio ambiente, tributaria, pensiones y 40 horas. También los temas de construcción y permisos que cada día son más complejos y repercutirá en el empleo y la inversión. Como ve, no estamos en la contingencia electoral”.

Sutil sí critica la postura de La Moneda en favor de una opción: “Tradicionalmente los gobiernos en en Chile han sido neutros en los procesos electorales y éste no lo está siendo, lo que no es bueno para el país”.

Sobre insistir o no el intervencionismo también hay dos opiniones en la centroderecha. La UDI ha planteado que ese no puede ser el eje de la campaña, pero sí denunciar, por ejemplo, hechos como la entrega de los libros con la nueva Constitución por parte de ministros junto a exconstituyentes oficialistas. En esa línea, el timonel de la UDI, Javier Macaya, envió el lunes un oficio al ministro Giorgio Jackson (Segpres) pidiéndole la mitad de los ejemplares para poner a disposición de la campaña del Rechazo. Hasta el viernes no habían tenido respuesta.

/psg