En esta columna quiero hacer un llamado de atención a un hecho que me llama poderosamente la atención, y , no es otra, que la forma hipócrita en que nuestra sociedad esconde la tremenda cantidad de niños que mueren a mano de sus padres, especialmente la madre, cada día, cada año, llegando a la alarmante cifra de 182.000 , si leyó bien, ciento ochenta y dos mil niños muertos por sus padres.

  • A esto debemos sumar los suicidios, ya que, unos 46.000 adolescentes se suicidan cada año en el mundo, lo que equivale a una muerte cada 11 minutos y se posiciona como la quinta causa de muerte infantil en el planeta.
  • Como estuvimos hace unos días en el día Mundial de Prevención del Suicidio, les invito a leer mi columna al respecto, que además está en inglés, cuando a partir del suicidio del expresidente del Perú Allan García, analicé todas las posibles causales: https://eldiariodesantiago.cl/archivo/88750

Que decir, si sumamos aquellos que son:

  • Mutilados;
  • Quemados;
  • Heridos gravemente;
  • Dañados física y psicológicamente debido a los severos golpes de sus padres.
  • Los que enferman psicológicamente por el maltrato y abandono a que son sometidos por padres extremadamente neuróticos en sus exigencias;
  • Los hijos no deseados que de una u otra forma son rechazados por haber llegado en un mal momento en la vida de pareja de sus padres y/o por factores individuales de uno de ellos.

¿Alguien se suma a este llamado?

Entonces:

  • Compartir esta columna es una manera de defender la voz de quienes no salen a la calle a gritar porque geno y fenotípicamente no están capacitados;
  • Son “invisibles” por años, hasta que el maltrato llevado a cabo por quienes deben amarlos y cuidarlos, los lleva a la delincuencia y/o ya no están para contarnos lo que sufrieron.

Los que quedan, la mayoría, tiene el camino del afecto sano y maduro sin posibilidades, y lo que es peor, enlutará el camino de sus descendientes, y de todo aquel que se relacione e interaccione con ellos, ya que, sus vidas,  se atiborrarán y/ o sufrirán de:

  • Drogas;
  • Alcohol;
  • Embarazos precoces;
  • Bulimia;
  • Suicidios
  • Fracasos afectivos;

SEXUALIDAD

La sexualidad precoz existente hoy en día, no en busca del agradable orgasmo, sino la búsqueda desesperada de importarle a alguien, de sentir que alguien me necesita, “me quiere” aunque para ello tenga que “prostituirme” cambiándome por una mirada, una caricia, en suma, sentir que existo.

RECUERDOS

Los recuerdos a veces,

son un tormento para el alma

que hacen brotar lágrimas comunes,

ya que llevan en sí,

los secretos del dolor que las causó.

Las otras, las de sangre,

que se desplazan a través de ti y del tiempo,

son portadoras de una melancolía,

 que te enajena. Sforzini

Pues bien, existe una forma terrible de expresar nuestros tristes recuerdos de la infancia, y esta no es otra que nuestros actos, nuestra actuación diaria, son la forma de expresar nuestro ”pretérito olvidado”:

  • ¿No recuerdas sentirte sólo y triste en la infancia? Pues la soledad que sientes al lado de la pareja que elegiste para compartir tu vida es tu manera de recordar lo poco amado (a) que te sentiste cuando niño -a-;

En ese mismo campo:

  • Tus inseguridades actuales;
  • Tu baja autoestima ;
  • Tu timidez;
  • Tus celos;
  • Tu envidia, son las formas de recordar cuan importante te sentiste o no para tus figuras amorosas primarias;

¿No recuerdas los conflictos con tu padre o madre como figura de autoridad?:

  • Pues bien, tu actuación frente a jefes o cualquier tipo de autoridad es tu manera de actualizar tu pretérito “olvidado”. Esa es tu manera de recordar

Por eso, todo aquel que diga que no recuerda nada de su infancia, debe analizar sus actuaciones en distintos campos de su quehacer actual y allí encontrará su pasado y su recuerdo.

Cifras de la UNICEF:

  • 500 niños al día mueren, en el mundo, por la violencia de sus padres;
  • Eso significa 182.500 niños muertos al año en mano de sus padres, y tal como se señala, la mayor parte, a mano de sus madres

Cifras ONU:

  • Cada día un promedio de 137 mujeres en el mundo, muere a manos de su pareja o de un miembro de su familia.
  • Esto significa 50.005 muertes de mujeres al año a mano de sus parejas o parientes cercanos.

Entonces:

  • Los padres, especialmente las madres matan más niños que las muertes de género que ellas sufren a manos de sus parejas.
  • Es decir, las madres, matan casi 4 veces más niños en el mundo que las muertes de ellas a manos de hombres.
  • ¿A nadie le interesan los niños?

En estos casos:

  • ¿Dónde están los defensores de los Derechos Humanos?
  • ¿Dónde están los defensores de los Derechos de los Niños?
  • ¿Dónde esta la prensa, sobre todo las mujeres?
  • O, ¿hay una defensa de complicidad criminal de género implícita?

La Paternidad Responsable es:

  • Traer al mundo niños cuando estamos preparados individualmente para ello;
  • La pareja está consolidada afectivamente;
  • No para llenar, en la existencia de adultos inmaduros su miedo a la soledad e inseguros de poder llenar sus vacíos existenciales.

En suma:

  • Cuando amamos o tenemos desarrollada esta capacidad, lo suficiente y necesario para poder ser, ese Ser altruista que nuestros hijos necesitan y la pareja, sea capaz de generar una riqueza de contención que sea capaz de cubrir y satisfacer las necesidades afectivas de todos sus miembros.
  • ¿No es la proliferación de mascotas en reemplazo de hijos, la bofetada en la cara que nos están dando nuestros hijos, como signo evidente del abandono afectivo en el que han crecido?

Y no es el único signo… Miremos a nuestro alrededor.

Veamos como actúan, como interaccionan con:

  • Ellos mismos;
  • Los otros;
  • La sociedad;
  • Sus parejas, y veremos que:
  • Los “muertos” diarios a mano de nosotros, sus padres, son más de quinientos al día.

Por último, les dejo este “poema” que leí hace años en nuestra “Escuela para Padres” en Radio Gigante, la radio de “Don Francisco”, que expresa el llamado desesperado de un niño a :

  • El castigador;
  • El abusador;
  • El castrador padre.

Lean con mucha calma cada palabra, cada frase es nuestro drama, la que hemos sufrido todos los niños abusados por quién debió amarte no destruirte, ya que, como dice, en una parte de la letra de la canción “No me ames” tendríamos que advertirle a quién se nos acerque:

“No me ames, pues te hare sufrir
Con este corazón que se lleno de mil inviernos”

Vamos a lo ofrecido:

 

Papi, “No me pegues”

 

Tus golpes no sólo hieren mi cuerpo…

¡Golpean mi corazón!

me hacen duro y rebelde,

terco, torpe y agresivo.

Tus golpes me hacen sentir miserable,

pequeño e indigno de ti… mi héroe.

Tus golpes me llenan de amargura,

bloquean mi capacidad de amar,

acrecientan mis temores y

nace y crece en mí el odio.

Papi, tus golpes me alejan de ti,

me enseñan a mentir,

cortan mi iniciativa y mi creatividad,

mi alegría y mi espontaneidad.

No me golpees más…                                                    

soy débil e indefenso ante tu fuerza;

tus golpes enlutan mi camino,

y sobre todo endurecen mi alma.

La fuerza de tu razón es superior

a la fuerza de tus golpes;

si no te entiendo hoy

¡pronto lo haré!

si eres justo e insistes en explicármelo…

Más poderosos que tus golpes,                                            

más efectivos y grandiosos

son tu afecto, tus caricias, tus palabras.

Papi tu grandeza no está                                                   

en el poder de tu fuerza física                                           

tú, mi héroe, eres mucho más                                      

cuando no necesitas de ella para guiarme…-

 Causales del Suicidio

En el siguiente recuadro-foto encontrarán graficado las razones de tal lamentable suceso, y entenderán lo explicitado en esta columna en tanto y en cuanto a las autoagresiones que cometemos en nuestra desesperación por estar tan dañados:

 

 

 

por Víctor Sforzini Sepúlveda