La actriz estadounidense Mena Suvari, famosa por su papel en películas como “Belleza Americana” y “American pie”, reveló en una entrevista distintos episodios en los que fue víctima de violencia sexual.

En diálogo con “The Guardian”, la actriz contó que fue violada cuando tenía 12 años por uno de los amigos de su hermano, que era mayor que ella.

Detalló que él le escribió varias cartas de amor, la alentó a iniciarse sexualmente y luego abusó de ella en repetidas ocasiones. “Luché por ser vista y escuchada, involucrada, pero no sentí tal pérdida del sentido de identidad hasta los 12 años, cuando me violaron”, confesó.

A pesar de ser la víctima, dijo que su agresor se encargó de hacerla sentir culpable, e incluso tuvo que negar frente a sus compañeros de colegio lo que le había hecho.

Relató que en una ocasión tuvo que ser llevada al hospital por una infección en la vejiga, producto de las constantes violaciones a las que era sometida, y que, a pesar de ser una niña, el doctor no le preguntó nada y se limitó a recetarle anticonceptivos.

Suvari confesó que el trauma la llevó a desarrollar problemas de adicciones y un historial de relaciones abusivas, con hombres mayores. “Todos estaban fascinados con mi apariencia de 18 años, pero yo tenía 12”, apuntó.

“Solo era un cuerpo”: Ex pareja la forzaba a “reclutar mujeres para tríos”

Meses más tarde inició un romance con un ingeniero de iluminación, relación que calificó como “la más violenta de su vida”, ya que no solo era insultada y desacreditada constantemente, sino que él era una persona “abusiva” que la forzaba a “reclutar mujeres para tríos” sexuales.

“Un día hablé con una de esas mujeres y le dije que nunca tuve ganas de hacer lo que hicimos y se sorprendió y me respondió: ‘Oh, él me dijo que vos eras la que querías'”, relató Suvari. “Eso me abrió los ojos; fui manipulada y no tenía noción, él creó circunstancias para que yo fuera abusada”, sostuvo la actriz.

También contó que la misma persona la forzó a utilizar juguetes sexuales que le producían incomodidad y la lastimaban, y que incluso en una ocasión necesitó asistencia médica. “No estaba siendo amada. Solo era un cuerpo, un receptáculo de sus deseos”, reflexionó.

Afirmó que la única manera que encontró para salir de esas situaciones fue enfocarse en su trabajo como actriz. Hasta ahora, sigue lidiando con los fantasmas de su pasado violento, pero ha tratado de salir adelante y un paso fue contar su historia, en un libro autobiográfico, “The Great Peace” (“La Gran Paz”), que fue lanzado en 2021.

“Quise contar cómo nunca se me dio la oportunidad de elegir, y eso me destruyó. Experimentar abuso es algo retorcido porque no sabes qué está bien y qué está mal, es una pesadilla y es un peso que llevo conmigo, nunca tuve la posibilidad de descubrirme a mí misma desde ese lugar, todo eso lo perdí”, concluyó.

/psg