Las acciones estadounidenses cerraron con una baja el miércoles, ya que los rendimientos del Tesoro superaron el nivel psicológico del 3% y los precios del petróleo subieron, avivando la preocupación por la inflación y las perspectivas de las tasas de interés.

Las acciones cerraron a la baja en unas operaciones más agitadas, ya que los inversores se desanimaron al ver más pruebas del impacto de la inflación en las empresas y otro panorama sombrío sobre la economía mundial.

Según datos preliminares, el S&P 500 perdió 45,18 puntos, o un 1,09%, a 4.115,50 unidades, mientras que el Nasdaq bajó 90,15 puntos, o un 0,74%, a 12.085,09. El Promedio Industrial Dow Jones cayó 273,57 puntos, o un 0,82%, a 32.906,57 unidades.

Los precios del crudo Brent subieron por encima de los 123 dólares el barril y alcanzaron un máximo de 13 semanas, mientras que el índice de transporte del Dow Jones tuvo un rendimiento significativamente inferior al de los demás sectores en la jornada.

“El rendimiento del Tesoro a 10 años ha subido sobre el 3%. Eso es probablemente parte de la razón por la que estamos viendo el retroceso en el mercado hoy”, dijo Robert Pavlik, gestor de carteras senior de Dakota Wealth.

“Ese nivel es en el que se centra la gente porque representa un aumento de las tasas de interés y un reflejo de la inflación y la volatilidad del mercado”, agregó.

“Lo que los inversores deben tener en cuenta es que va a pasar mucho tiempo hasta que las cifras de inflación parezcan buenas”, dijo Brian Levitt, estratega de mercados globales de Invesco. “En lo que tienen que centrarse es en si mejora o empeora en relación con las expectativas”.

“Mientras los precios de las materias primas sigan siendo elevados, va a ser más difícil que la inflación general baje”, dijo Levitt.

Los rendimientos de los bonosdel Tesoro estadounidense de referencia a 10 años subieron después de que el Departamento del Tesoro estadounidense recibió una tibia demanda para su venta de bonos a 10 años.

La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, declaró el martes ante la Comisión de Finanzas del Senado que espera que la inflación siga siendo elevada y que reducirla es una de las principales prioridades. Se espera que la Fed aumente su tipo de interés a corto plazo en medio punto porcentual en su reunión de la próxima semana. Sería la segunda subida consecutiva del doble de lo habitual, y los inversores esperan una tercera en julio.

El objetivo de la Fed es frenar el crecimiento económico lo suficiente como para amortiguar el impacto de la inflación. La demanda de bienes ha superado la oferta y la capacidad de producción durante la mayor parte de la recuperación post-pandémica. Sin embargo, a los inversores les preocupa que la Fed pueda ir demasiado rápido en la subida de los tipos y empujar a la economía estadounidense a una recesión, especialmente cuando el crecimiento económico ya se está ralentizando.

Wall Street sigue de cerca los datos económicos en busca de señales que puedan inducir a la Reserva Federal a suavizar la magnitud de sus subidas de tipos. La próxima gran actualización de la inflación llegará el viernes, cuando el gobierno estadounidense publique su última lectura del índice de precios al consumo.

(Con información de AP)

/psg