Los índices bursátiles de Estados Unidos cayeron el martes después de que el recorte de previsiones de ganancias de Walmart aumentara los temores en el sector minorista de que los consumidores estén reduciendo los gastos discrecionales ante la inflación más alta en décadas.

Según datos preliminares, el S&P 500 perdió 46,31 puntos, o un 1,17%, para terminar en 3.920,53 unidades, mientras que el Nasdaq cedió 220,09 puntos, o un 1,88%, para situarse en 11.562,58. El Promedio Industrial Dow Jones cayó 235,98 puntos, o un 0,74%, a 31.754,06 unidades.

Walmart, la cadena de supermercados más grande de Estados Unidos, rebajó este lunes su previsión de beneficio para el trimestre actual y el conjunto de su ejercicio debido al efecto de la inflación en el gasto de los consumidores.

En una nota, la empresa advirtió que la “inflación en la comida es de doble dígito” y eso “está afectando a la capacidad de los clientes de gastar en categorías generales de producto y exigiendo más rebajas para mover el inventario, particularmente en la ropa”.

“Esto es lo que sucede cuando la inflación es tan alta o cuando los consumidores tienen problemas para pagar sus cuentas”, dijo Eugenio J. Alemán, economista jefe de Raymond James. “La gente comienza a ser muy exigente en el consumo, por lo que básicamente reduce las compras de artículos discrecionales a favor de sus necesidades”.

Junto con la alta inflación, también se espera que un dólar más fuerte afecte las ganancias de las empresas con operaciones globales.

Los inversores siguen muy preocupados por el impacto de la inflación en los beneficios de las empresas y por cómo afectará a los consumidores estadounidenses. Aunque las finanzas de los estadounidenses son relativamente sólidas gracias a los ahorros acumulados durante la pandemia, esos ahorros se están gastando en los altos precios de la gasolina y los alimentos.

La confianza de los consumidores estadounidenses cayó por tercer mes consecutivo en julio, en un contexto de persistente preocupación por la aceleración de la inflación y el alza de las tasas de interés, lo que apunta a un menor crecimiento económico en el inicio del tercer trimestre.

Los principales índices vienen de registrar sólidas ganancias la semana pasada, impulsadas por los informes de beneficios empresariales, en su mayoría mejores de lo esperado. La caída de los rendimientos en el mercado de bonos también ayudó, aliviando la presión sobre las acciones después de que las expectativas de subidas de tipos por parte de la Reserva Federal impulsaran los rendimientos al alza durante gran parte de este año.

Se espera que el banco central anuncie el miércoles una subida de tipos de hasta tres cuartos de punto porcentual, el triple de lo habitual. El banco central está llevando a cabo una agresiva campaña para frenar una inflación que lleva cuatro décadas siendo alta. La esperada subida situaría el tipo de referencia de la Fed en un rango del 2,25% al 2,5%, el más alto desde 2018.

Los rendimientos de los bonos fueron mixtos el martes. El rendimiento del Tesoro a dos años, que tiende a moverse con las expectativas de la Fed, subió al 3,04% desde el 3,02% a última hora del lunes. El rendimiento a 10 años, que influye en las tasas hipotecarias, cayó al 2,79% desde el 2,82%.

Los inversores estaban pendientes de los últimos informes de resultados de las empresas. Los pesos pesados de la tecnología, Alphabet y Microsoft, presentan sus resultados después de la campana de cierre, mientras que Meta, Apple y Amazon lo hacen a lo largo de la semana.

(Con información de Reuters y AP)

/psg