“Hola, soy Jimi”. Jimi Hendrix Castro Riquelme, chileno, 22 años, se presenta ante Clarín vía WhatsApp desde un pabellón de la comisaría tercera de Neuquén, adonde está preso desde el mes pasado. Lo acusan de violar su arresto domiciliario para robar 4,5 millones de pesos de una financiera junto al que señalan como el jefe de la banda, su ex padrastro Rogelio Alejandro Rojas Cisterna (31).

Castro Riquelme, imputado por varios asaltos a casas y comercios de la Patagonia, es el único Jimi Hendrix registrado en la Argentina con el mismo nombre del legendario guitarrista estadounidense que brilló en los ’60. Se lo puso su madre y él es consciente del significado, aunque no le da mucha importancia. “Siempre supe, pero ni cabida“, dice.

El delincuente nació en Temuco, al sur de Chile. “Chileno siempre seré, pero soy radicado y pienso formar mi familia acá”, subraya. Su papá nunca se hizo cargo de él. “De mi padre no sé nada. Mi madre sola me sacó adelante, me educó bien. Recién lo conocí a los 20 años, cuando fui a visitar a mi abuela antes de su muerte y casi le pegué porque le faltó el respeto a mi abuelo”, cuenta.

Jimi llegó a la Argentina cuando tenía 11 años. Siguió los pasos de su mamá y su hermanita. Al año siguiente ya empezó a robar. “Vengo de familia de delincuentes: madre, hermano, tíos, primos, abuelo, padrastro. El delito me corre por las venas“, afirma.

Jimi Hendrix Castro Riquelme (22), el ladrón chileno que roba en la Patagonia.

Jimi Hendrix Castro Riquelme (22), el ladrón chileno que roba en la Patagonia.

Fuentes policiales y judiciales enumeran a Clarín el prontuario del ladrón. Junto con Rojas, su blanco predilecto son las financieras, inmobiliarias y escribanías, mediante boquetes o entraderas. “Nunca metí caño. Siempre fue escruche o descuido. No tengo ni una causa, de las siete que me acusan, a mano armada. Todas son por robo simple”, comenta.

La noche del 9 de junio pasado, Castro Riquelme y Rojas Cisterna, junto a dos cómplices no identificados, treparon el paredón de un edificio en la calle Buenos Aires al 100, de unos tres metros, ubicado en la parte posterior, lindante con un estacionamiento.

Luego, con una barreta, forzaron una ventana del primer piso, sobre la calle Rivadavia 86. Al menos uno de ellos llevaba un arma de fuego. Ya adentro del inmueble, amenazaron a una contadora del segundo piso y le exigieron dinero. Como no tenía, le sacaron su teléfono celular iPhone.

La camioneta BMW y el Rolex de oro que robó la banda integrada Jimi Hendrix Castro Riquelme (22) en Neuquén.

La camioneta BMW y el Rolex de oro que robó la banda integrada Jimi Hendrix Castro Riquelme (22) en Neuquén.

Finalmente se dirigieron a la oficina N° 1, también en el segundo piso, de una oficina, a la que entraron barreteando la puerta. Allí los esperaba un suculento botín: varios sobres con plata, que totalizaban $ 4.500.000.

Por entonces, Castro Riquelme estaba cumpliendo arresto domiciliario en su casa y ahora el fiscal Horacio Maitini pidió que quede con prisión preventiva por seis meses junto con Rojas Cisterna, lo que fue avalado por el juez de Garantías, tras la investigación del Departamento de Delitos de la Policía de Neuquén, a cargo del comisario Paulo Guzmán.

“Yo no fui. Estoy pagando un supuesto hecho porque la Justicia se dejó llevar por la Policía, y no por la ley”, remarca el asaltante. “Ahora el (jueves) 16 tenemos audiencia. Estoy a la espera de la libertad con tobillera”, agrega, sin asumir que podría afrontar una condena cercana a los cinco años cuando se unifiquen los expedientes.