Ucrania alista la ofensiva para recuperar el territorio invadido por Rusia y para ello cuenta con un millón de efectivos en sus filas, según aseguró el ministro de Defensa del país, Oleksii Reznikov.

“Somos gente del mundo libre y con un verdadero sentido de la justicia y la libertad. Tenemos aproximadamente 700.000 en las fuerzas armadas y si se añade la guardia nacional, la policía y la guardia de fronteras, somos alrededor de un millón”, destacó el ministro, en entrevista con el periódico británico The Times.

Las filas incrementaron notoriamente tras el inicio de la invasión en febrero, cuando en cuestión de días más de 100 mil ucranianos se unieron a las fuerzas de defensa territorial. Por su parte, el gobierno distribuía decenas de miles de fusiles de asalto Kalashnikov.

Ahora, soldados británicos están entrenando a batallones de ucranianos en Inglaterra, bajo un compromiso de formar a 10.000 soldados cada 120 días, informó The Times.

Entrenamiento de civiles en Kiev, a cargo de veteranos de guerra, a fines de febrero (AFP)Entrenamiento de civiles en Kiev, a cargo de veteranos de guerra, a fines de febrero (AFP)

Reznikov dijo que el presidente Volodimir Zelensky ordenó a los militares que recuperen las zonas costeras ocupadas por las tropas de Putin, debido a su vital importancia para la economía ucraniana.

“Entendemos que, políticamente, es muy necesario para nuestro país. El presidente ha dado la orden al jefe militar supremo de elaborar planes. Después, el Estado Mayor hace sus deberes”, agregó, en referencia a las tareas para conseguir armas y apoyo internacional.

“Este es mi trabajo. Escribo cartas a los homólogos de los países asociados, los generales hablan de por qué necesitamos este tipo de armamento y luego tomamos las decisiones políticas (…) “Ha sido un proceso largo, de mes y medio, pero hemos conseguido un resultado. Ucrania tenía unas fuerzas armadas de la era soviética con armas de hace treinta años. Hemos cambiado esto en tres meses”. Sin embargo, si bien dijo estar satisfecho, reprochó el ritmo de las entregas, considerando que debería ser mayor. “Necesitamos más, rápidamente, para salvar las vidas de nuestros soldados. Cada día que esperamos los obuses, podemos perder cien soldados”, agregó.

Reznikov también se refirió a las recientes retiradas en Severodonetsk y Lysychansk, dos ciudades de la región de Luhansk, y explicó que fueron pérdidas tácticas necesarias para salvar vidas y no derrotas estratégicas.

“Estamos seguros de que ha nacido la coalición anti-Kremlin. Nuestros socios en Londres y Washington y otras capitales, están invertidos en nosotros, no sólo con dinero sino con las expectativas de su gente de que tenemos que hacer perder al Kremlin. Tenemos que ganar esta guerra juntos”, agregó.

El ejército ruso, que reivindicó a principios de mes haber tomado el control de la región de Luhansk, busca ahora hacerse con Donetsk, lo que le permitiría controlar toda la cuenca minera del Donbás. Separatistas prorrusos controlan parte de este área desde 2014.

Aunque la región del Donbás estaba bajo un persistente bombardeo, los ataques terrestres rusos estaban prácticamente pausados, dijo el domingo el Estado Mayor ucraniano.

Por su parte, el Ejército ucraniano ha logrado, tras lanzar una ofensiva sobre los territorios sureños que han sido ocupadas parcialmente por los soldados rusos, liberar la pequeña localidad de Ivanivka, en la región de Kherson.

La 60 Brigada de Infantería de las Fuerzas Armadas de Ucrania ha publicado en Facebook un video que aparentemente muestra como sus carros blindados y sus soldados entran en la citada localidad. “Las fuerzas ucranianas han restablecido el control sobre otra aldea que había sido ocupada por Rusia. El equipo militar destruido ahora da testimonio de la incautación anterior de Ivanivka por parte de Rusia”, escribió la brigada en su mensaje en las redes.

Los soldados también informaron de que las tropas ucranianas están estableciendo comunicación con los residentes locales y ofreciendo ayuda y asistencia a quienes lo requieran.

Previamente, las autoridades de Ucrania habían pedido a la población que aún permanece en áreas ocupadas por los rusos en las regiones sureñas de Kherson y Zaporiyia que abandonen esas zonas para evitar sufrir daños ante la ofensiva que piensa lanzar Kiev para reconquistarlas.

/gap