El Apocalipsis en el mundo aún no ha comenzado, pero “al menos sonó el primer ángel”, dijo durante una entrevista con el canal de televisión francés LCI el viernes Dmitry Medvedev, vicepresidente del Consejo de Seguridad de Rusia.

Según reportó la agencia de noticias Tass, expresó la esperanza de que aún no haya comenzado una nueva guerra mundial y que la situación pueda mantenerse.

“Aunque, si hacemos tal comparación bíblica y recordamos las palabras del Apocalipsis de Juan el Teólogo, es decir, del Apocalipsis: ‘Y el primer ángel tocó la trompeta, y hubo granizo y fuego’ – bueno, al menos el primer ángel sonó. Pero el apocalipsis aún no ha llegado y, espero que no llegue. Debemos hacer todo lo posible para evitar que suceda la Tercera Guerra Mundial, y la política de nuestro país apunta precisamente a esto”, dijo Medvedev.

Medvedev fue presidente de 2008 a 2012, en un periodo en el que Vladimir Putin dejó el cargo debido a una limitación legal de los mandatos y pasó a dirigir el gobierno.

Fue elegido para el cargo con la esperanza de un cambio democrático, pero estos se hicieron añicos cuando Medvedev renunció a su pretensión de un segundo mandato e intercambió puestos con el entonces primer ministro Putin.

Este político ruso, que también fue primer ministro, era considerado una figura moderada, pero desde el inicio de la ofensiva rusa en Ucrania ha sido una de las voces más duras en criticar a los países occidentales.

En julio, Medvedev evocó una eventual utilización de las armas nucleares, descartando que su país sea sancionado por la justicia internacional, en un momento en que la Corte Penal de la Haya investiga acusaciones de crímenes de guerra en Ucrania.

“La sola idea de castigar a un país que tiene el mayor arsenal nuclear del mundo es absurda en sí misma. Y esto crea una amenaza potencial para la existencia de la humanidad”, escribió en su cuenta de Telegram el actual vicepresidente del poderoso Consejo de Seguridad de Rusia.

Además criticó a Estados Unidos, acusándolo de querer llevar a Rusia ante la justicia internacional, pese a que Washington nunca ha sido castigado por las guerras que ha emprendido en varios países del mundo y que, según el alto funcionario ruso, han dejado 20 millones de muertos.

Actualmente, la Corte Penal Internacional (CPI) de La Haya investiga presuntos crímenes de guerra cometidos en Ucrania.

Rusia niega sistemáticamente cualquier abuso que se atribuye a sus tropas como el bombardeo de civiles, las ejecuciones sumarias o las violaciones y replica acusando a Ucrania de crímenes de guerra.

(Con información de AFP)

/psg