La Fiscalía de EEUU divulgó este viernes una versión editada del documento en el que se exponen las razones que justificaron el registro a comienzos de este mes en la casa del ex presidente Donald Trump (2017-2021) en Florida por agentes del FBI.

La llamada “declaración jurada” se hizo pública con gran parte del texto oculto y con muchos tramos cubiertos luego de que el juez federal Bruce E. Reinhart, con tribunal en Florida, autorizará el jueves la difusión de una versión reducida.

El Departamento de Justicia (DOJ, en inglés) presentó al juez esta versión reducida del llamado “Affidavit” (en inglés) tras advertir en una audiencia del pasado 18 de agosto los riesgos a la “seguridad nacional” de la divulgación completa del texto.

Entre esos riesgos, la Fiscalía alude este viernes a la necesidad de no difundir las identidades de los testigos, dado que “podrían sufrir daños, como represalias, intimidación o acoso, e incluso amenazas a su seguridad física”.

La versión no editada de la declaración jurada explicaría en detalle lo que el departamento está investigando en relación a Trump y posiblemente revelaría algunas fuentes.

Pero el juez Reinhart aceptó los argumentos del departamento de Justicia de que había una necesidad “apremiante” de ocultar partes significativas del documento.

La orden judicial para la redada citó tres estatutos penales, incluido uno que se rige por la Ley de Espionaje, que tipifica como delito obtener o retener ilegalmente información de seguridad nacional, y otro sobre la obstrucción de una investigación federal.

“No hice nada malo”

Tras la difusión de los documentos, Trump reaccionó con las razones que justificaron el registro de su mansión de Florida asegurando que no hizo “nada malo” y que lo sucedido es “un ataque político”.

“No hice nada malo. Básicamente hemos sido atacados, fuimos allanados. Abrieron las cajas fuertes, llevaron a muchos, muchos agentes del FBI, todo justo antes de las elecciones de medio mandato” de noviembre, publicó en su red, Truth Social.

Trump subrayó que la declaración jurada hecha pública está “muy editada” y sin ninguna mención sobre armamento “nuclear” y tachó por ello lo sucedido de “subterfugio total de relaciones públicas por parte del FBI y del Departamento de Justicia”.

“Estos matones políticos no tenían derecho bajo la Ley de Registros Presidenciales a asaltar Mar-a-Lago y robar todo lo que estuviera a la vista, incluidos pasaportes y documentos privilegiados”, añadió Trump. Y añadió: “¡En este momento estamos viviendo en un país sin ley, que resulta ser, también, una nación fallida!”.

El ex presidente presentó una demanda el lunes instando a un tribunal a nombrar a una parte independiente para revisar los archivos incautados en la redada del FBI en busca de materiales protegidos por privilegio personal. Ello podría potencialmente bloquear el acceso de los investigadores a los documentos.

El ex presidente no presentó su demanda ante el tribunal federal de Fort Lauderdale, Florida, que fue el que emitió la orden original, sino en el más distante Fort Pierce, cuyo único juez fue designado por él.

A continuación, el documento completo publicado este viernes:

/psg