Las acciones caen con fuerza el viernes después de que el jefe de la Reserva Federal frustrara las esperanzas de Wall Street de que pronto podría soltar los frenos a la economía.

El S&P 500 bajaba un 3% y se encaminaba a su mayor caída en dos meses, después de que Jerome Powell dijera que la Reserva Federal probablemente tendrá que mantener los tipos de interés lo suficientemente altos como para frenar la economía “durante algún tiempo” con el fin de frenar la elevada inflación que recorre el país. Los rendimientos de los bonos del Tesoro a corto plazo subieron, ya que los operadores apostaron por que la Fed siga siendo agresiva con los tipos.

El Promedio Industrial Dow Jones perdía 2,8% y el compuesto Nasdaq bajaba un 3,8%. Al principio, los inversores tuvieron dificultades para entender el significado del esperado discurso de Powell. Las acciones cayeron al principio, luego borraron casi todas sus pérdidas y después se volvieron decisivamente a la baja.

“Se centró más en los objetivos de la Fed que en el camino”, dijo Jeffrey Kleintop, estratega jefe de inversiones globales de Charles Schwab. “Eso dejó al mercado con menos a lo que agarrarse en términos de la trayectoria futura de la política”.

El discurso de Powell siguió a varios otros funcionarios de la Fed, que recientemente han hecho retroceder la especulación de que la Fed podría suavizar sus subidas de tipos de interés. Las subidas ayudan a frenar la inflación, pero también perjudican a la economía y a los precios de las inversiones.

Powell reconoció que las subidas perjudicarán a los hogares y a las empresas estadounidenses, en un guiño quizá tácito a la posibilidad de una recesión. Pero también dijo que el dolor sería mucho mayor si se permitiera que la inflación se enconara y que “debemos seguir con ello hasta que el trabajo esté hecho”.

Habló en un simposio económico anual en Jackson Hole, Wyoming, que ha sido el escenario de discursos de la Fed que han movido el mercado en el pasado.

“Básicamente dijo que habrá dolor y que no pararán y no pueden dejar de subir los tipos hasta que la inflación baje mucho”, dijo Brian Jacobsen, estratega de inversiones de Allspring Global Investments. “Fue un discurso misericordiosamente corto y directo. Powell no abrió realmente nuevos caminos, lo que es bueno ya que Jackson Hole no es una reunión de política”.

A lo largo de la semana se había creado la expectativa de que Powell trataría de acallar los recientes comentarios sobre un “pivote” de la Fed. Esta especulación ha contribuido a que las acciones suban durante el verano. Algunos inversores incluso decían que la Fed podría recortar los tipos de interés más adelante, en 2023, a medida que aumenten las presiones sobre la economía y se espere que la alta inflación del país retroceda.

Pero el discurso de Powell dejó claro que la Fed aceptará un crecimiento más débil durante un tiempo en aras de tener la inflación bajo control, dijeron los analistas. “Powell reiteró que la Reserva Federal está preocupada por el aumento de los precios, y que controlar la inflación es la tarea número uno”, dijo Jeff Klingelhofer, codirector de inversiones de Thornburg Investment Management.

Tal vez dando algo de esperanza a los inversores, algunos analistas dijeron que Powell pareció indicar que las expectativas de inflación futura no están despegando. Si eso ocurriera, podría provocar un ciclo que se autoperpetúe y empeore la inflación.

Un informe del viernes indicó que los consumidores estadounidenses esperan una inflación anual del 2,9% a largo plazo, lo que se sitúa en el extremo inferior del rango del 2,9% al 3,1% observado en la encuesta de la Universidad de Michigan durante el último año.

Por ahora, el debate en Wall Street es si la Fed subirá los tipos a corto plazo en medio punto porcentual el mes que viene, el doble del margen habitual, o en tres cuartos de punto. Las dos últimas subidas de la Fed han sido de 0,75 puntos, y una ligera mayoría de las apuestas en Wall Street se inclina por una tercera subida de este tipo en septiembre, según CME Group.

Un informe publicado el viernes por la mañana mostró que el indicador de inflación preferido por la Fed se desaceleró el mes pasado y no fue tan malo como muchos economistas esperaban. Es una señal potencialmente alentadora, que puede animar a más de Wall Street a decir que lo peor de la inflación ya ha pasado o lo hará pronto.

Otros datos mostraron que los ingresos de los estadounidenses aumentaron el mes pasado menos de lo esperado, mientras que el crecimiento del gasto de los consumidores se ralentizó.

Tras los informes y los comentarios de Powell, el rendimiento del Tesoro a dos años subió al 3,39% desde el 3,37% del jueves. Tiende a seguir las expectativas de la acción de la Fed.

El rendimiento del Tesoro a 10 años, que sigue las expectativas de crecimiento económico e inflación a más largo plazo, subió ligeramente al principio, pero se mantuvo estable en el 3,03% en las operaciones de la tarde.

La Fed ya ha subido su tipo de interés a un día cuatro veces este año con la esperanza de frenar la peor inflación de las últimas décadas. Las subidas ya han perjudicado al sector de la vivienda, donde los tipos hipotecarios más caros han frenado la actividad. Pero el mercado de trabajo se ha mantenido fuerte, ayudando a apuntalar la economía.

Los inversores recibieron una nueva serie de advertencias de las empresas sobre el persistente impacto de la inflación y la desaceleración de la economía. El fabricante de ordenadores Dell se desplomó un 11,7% después de afirmar que el debilitamiento de la demanda afectará a los ingresos. El fabricante de chips Marvell Technology cayó un 8,4% tras ofrecer a los inversores una previsión de beneficios decepcionante.

(Con información de AP)

/psg