Las acciones terminaron con una modesta subida en Wall Street después de otro día de operaciones agitadas. El S&P 500 subió un 0,2% el jueves, con lo que apenas volvió a estar en verde en la semana.

El Promedio Industrial Dow Jones terminó un poco más alto. El Nasdaq también subió, ya que las empresas tecnológicas ganaron terreno. Cisco Systems subió tras presentar unos resultados trimestrales mejores de lo esperado.

Las empresas energéticas también ganaron terreno gracias a la subida de los precios del crudo. La rentabilidad del Tesoro a 10 años cayó al 2,87%.

El gobierno estadounidense informó de que un número ligeramente inferior de estadounidenses solicitó prestaciones por desempleo la semana pasada, ya que el mercado laboral sigue siendo sólido.

La agitación de las acciones se produce tras una racha de cuatro semanas de ganancias en el índice de referencia S&P 500. Los inversores siguen preocupados por la persistente inflación y su impacto en los consumidores y las empresas. Los resultados financieros de los grandes minoristas y las actualizaciones económicas a lo largo de la semana han mostrado que la economía sigue bajo la presión de la inflación, pero tiene varios focos de resistencia.

“El mercado está buscando una dirección y parece que la gente está atrapada entre la idea de la ralentización del crecimiento económico y la ralentización de la inflación”, dijo Chris Zaccarelli, director de inversiones de Independent Advisor Alliance.

Un número ligeramente inferior de estadounidenses solicitó prestaciones por desempleo la semana pasada, según el Departamento de Trabajo, ya que el mercado laboral sigue destacando como uno de los segmentos más fuertes de la economía estadounidense. La sólida actualización del mercado laboral sigue a un informe alentador del miércoles que mostró que las ventas minoristas siguen siendo sólidas a pesar de la inflación más alta en cuatro décadas.

Los inversores han estado observando de cerca a la Reserva Federal para ver cualquier reacción a los cambios en la inflación o la economía. El banco central ha estado subiendo los tipos de interés en un esfuerzo por ralentizar la economía y enfriar la inflación, pero a Wall Street le preocupa que pueda pisar el freno con demasiada fuerza y caer en una recesión.

Cualquier señal de que la inflación está tocando techo o se está enfriando ha dado a Wall Street la esperanza de que la Reserva Federal podría considerar la posibilidad de flexibilizar las subidas de tipos. La Reserva Federal subió su tipo de interés de referencia en tres cuartos de punto por segunda vez consecutiva durante su reunión de julio y se espera que suba el tipo en medio punto porcentual en su próxima reunión.

Las actas de la reunión del mes pasado de los responsables de la política monetaria de la Reserva Federal mostraron que los responsables esperaban que la economía se expandiera en la segunda mitad de 2022, aunque muchos sugirieron que el crecimiento se debilitaría a medida que los tipos más altos se afianzaran. La Fed pretende seguir subiendo los tipos lo suficiente como para frenar la economía.

Wall Street sigue vigilando los posibles problemas comerciales entre Estados Unidos y China después de que el gobierno estadounidense dijera que mantendrá conversaciones comerciales con Taiwán en una señal de apoyo a la democracia insular que China reclama como territorio propio, lo que llevó a Pekín a advertir que tomará medidas si es necesario para “salvaguardar su soberanía”.

(Con información de AP)

/psg