Una semana de potentes alzas consecutivas vivió el dólar en el mercado cambiario local, sellando este viernes con una robusta escalada de más de $20 y ubicándose por sobre los $945, su mayor precio desde que el Banco Central decidió intervenir a mediados de julio.

En concreto, el billete verde escaló $22,2 esta jornada, quedando en puntas de $946,80 vendedor y $946,50 comprador. Con esto, la divisa acumuló una agresiva subida semanal de $65,8.

Una negativa semana para el tipo de cambio que se explica, según Ángel Rubilar, analista senior de Libertex, debido a que, en el plano local, “se está considerando una recesión para el próximo año y un bajo PIB, 1,9% para el fin del año”.

“A lo anterior, se suma la fuerza internacional que ha tenido el dólar luego de las minutas de la FED del día miércoles. Todos estos factores, en conjunto, han propiciado que el peso no tuviera la oportunidad de bajar el nivel de los 900, recordando que continúa la intervención del Banco Central nacional, que busca la estabilización alrededor de los 930”, agregó.

En tanto, Renato Campos, analista jefe de Admiral Markets, expuso que el avance del dólar “responde a un cumulo de razones y motivos que permiten continuar registrando una tendencia alcista sobre el par”.

“La semana estuvo marcada por la entrega de las actas del FOMC correspondiente a la reunión de julio las que señalan una política monetaria restrictiva respaldada por un sólido sector empleo y una inflación que tiende a moderar su registro de acuerdo con el último reporte, motivo por el cual el mercado espera alzas de tasas menos agresivas a las antes consideradas”, dijo.

“En tanto la economía local profundiza sus razones para considerar un periodo de estanflación a pocos días de llevarse a cabo el plebiscito de salida este 4 de septiembre. Nuestras expectativas son alcistas para el cruce, el que podría alcanzar los $1.000 antes de las votaciones”, cerró.

/psg