Los laboratorios en China, Estados Unidos, Reino Unido, Alemania y Rusia están corriendo para fabricar una vacuna, en esa carrera han experimentado con animales distintos a los ratones, como hurones, macacos y monos africanos, sin embargo los científicos no han obtenido ninguna respuesta casi perfecta dado a que en los animales se desarrolla el virus de manera distinta a los humanos, por tal motivo han empezado a reclutar  personas voluntarias dispuestas a someterse al experimento, algo inusual.

La pregunta que nos hacemos algunos: ¿Es moralmente viable experimentar con humanos, a sabiendas que de pronto pueda producir efectos colaterales o sí será efectiva? Pensando en las consecuencias, podemos decir que  ¡estos voluntarios son unos verdaderos héroes! No hay de otra, la ciencia le está metiendo el acelerador en forma brutal y rápida.

La prueba consiste en que el voluntario experimentalmente vacunado, tiene que someterse posteriormente a que le introduzcan el germen a propósito, para evaluar si la vacuna es o no efectiva, este hecho tiene un alto nivel de riesgo, puesto que se exponen a enfermedades graves e incluso la muerte, no obstante, es la única forma rápida de saber si la sustancia inoculada funciona en aras de salvar a la humanidad.

Leyendo la entrevista del informativo “Confidencial”, en Seattle –EEUU- al voluntario Ian Hydon, uno de los 45 que se ofrecieron, me sorprendió por su tranquilidad, él dice: “Me hicieron chequeos médicos para evidenciar que estaba bien de salud mental y física,  exámenes de sangre y otros, y firmé un documento de más de 20 hojas, en donde certifico que me presenté voluntariamente, esperé la llamada, la cual hicieron 14 días después, quedé en la lista con 44 personas entre los 18 y 55 años, me considero afortunado por estar seleccionado, algunos amigos están celosos”, comentó.

Según un vocero de un laboratorio cada uno recibiría 100 dólares por cada visita a la clínica y 1.100 dólares adicionales al finalizar el experimento, serán monitoreados semanalmente durante varios meses y les harán unos seguimientos exhaustos.  “Hoy en día me siento tranquilo y ansioso, según dijo, de estar realizando un experimental viaje a un mundo incierto, pero muy contento en aportar su granito de arena para buscar la solución a las miles de muertes que suceden diariamente, en el orbe, conozco el riesgo pero los beneficios son enormes, vale la pena”.

Por otra parte, según la revista Nature, hay más de 1.500 voluntarios en el mundo que se han mostrado interesados en participar en este polémico ensayo, desde hace dos semanas se están experimentando ya en Brasil, en varias ciudades del gigante amazónico con personal de la salud, que voluntariamente se han ofrecido, un país que tiene 2.5 millones de infectados y con más de 85.000 fallecidos a junio; en lo que respecta a nuestro departamento del Atlántico hay 2.100 contagiados y van 1000 muertos, ojalá que den pronto con la inmunización contra el covid-19.

/gap