El príncipe Harry, de 38 años, y Meghan Markle, de 41, han sido degradados oficialmente. Durante el fin de semana, las fotos del duque y la duquesa de Sussex fueron ubicadas hasta el final de la lista en el sitio web de la familia real británica.

Cuando todavía eran miembros activos de la realeza, la sección dedicada a los duques de Sussex de la pareja estaba ubicada debajo del príncipe William y Kate Middleton, quienes ahora fueron ascendidos a príncipe y princesa de Gales, respectivamente, tras la coronación del rey Carlos III.

Después de que renunciaron a sus funciones en enero de 2020, fueron ubicados en la página justo debajo de la princesa Ana, la única hija de Isabel II. Pero ahora, después de que el rey Carlos III ascendió al trono, están ubicados junto al deshonrado príncipe Andrés. Y están por debajo de la princesa Alexandra y los duques de Gloucester.

La actualización de la página oficial de la Casa Real se produce en momentos en el que rey Carlos III está planeando una monarquía “reducida” durante su reinado, con la convicción de que los ciudadanos no desean pagar con sus impuestos una familia real en constante expansión.

Luego del llamado “Megxit”, la pareja pocas veces ha regresado al Reino Unido desde su nuevo hogar en California. Los duques de Sussex se encontraban de casualidad en Londres en una breve gira benéfica cuando falleció la reina Isabel II a los 96 años en su castillo de Balmoral, el 8 de septiembre.

Harry y William estuvieron uno al lado del otro para apoyar a su padre mientras lloraba la muerte de su madre.

Los días previos al funeral de estado Harry se molestó después de que le informaran que Meghan no había sido invitada a unirse a él en el vuelo a Balmoral para estar al lado de su abuela moribunda. También se dio a conocer que rechazó un invitación de su padre para cenar en Birkhall, la casa que él ocupa en Balmoral, por el destrato que había sufrido su esposa.

Según publican los medios británicos, Harry estaba profundamente disgustado por el desplante que su padre le había hecho a Markle al prohibirle ir al castillo escocés a despedirse personalmente de la soberana en la intimidad, porque el actual rey no lo consideraba “apropiado”.

La negativa a que la duquesa de Sussex estuviera en Balmoral en los últimos momentos de Isabel II ese 8 de septiembre motivó una fuerte pelea con su hijo menor, que trató en vano de convencerlo. Finalmente, y a consecuencia de este enfrentamiento, Harry perdería el vuelo que lo llevaba a Escocia y no llegaría a tiempo de ver a su abuela con vida. Se enteró de la muerte de su abuela cuando aún estaba de viaje.

En su primer discurso a la nación como monarca, Carlos envió un mensaje de amor a la pareja. Muchos especularon que fue para enviar un mensaje de unidad en las horas posteriores a la muerte de Isabel II.

Al duque de Sussex se le prohibió usar su uniforme militar en las ceremonias en honor a su abuela, a diferencia del resto de su familia. Pero Carlos, de 73 años, le permitió hacerlo para el funeral real, con una condición: no podía tener las iniciales de su difunta Isabel en su traje.

La decisión de su padre fue una sorpresa para Harry, que estaba tan “devastado” que casi optó por no usar el uniforme y vestir un traje negro.

Además de eso, Markle y Harry fueron menospreciados en el funeral de estado de la difunta monarca cuando se vieron obligados a sentarse en la segunda fila en lugar detrás de otros miembros de la familia.

La pareja pasó 11 días en Inglaterra luego del fallecimiento de la reina, pero la relación de Harry con su padre y su hermano William no pareció mejorar.

“Creo que es muy triste que en los días que Harry estuvo aquí, hubo una oportunidad dado que estaban a solo un par de cientos de metros el uno del otro para una reunión o cena o algún tipo de reunión en la que en realidad podrían tratar de resolver las cosas“, dijo la autora de “The New Royals “, Katie Nicholl, al sitio Page Six sobre la enemistad de Harry con William, de 40 años.

Aunque los “Fab Four”, como se conoce a William, Middleton, Markle y Harry, saludaron juntos a la afligida multitud fuera del Castillo de Windsor, Nicholl dice que no hubo reconciliación.

“William puede ser muy terco y rencoroso. Harry es emocional. Ambos son muy apasionados y hay una falta de comprensión, resentimiento e ira en ambas partes, eso no ha podido ser aplacado“, señaló.

En marzo de 2021, la relación de los hermanos empeoró cuando Harry y Markle se sentaron con Oprah Winfrey para hablar sobre su decisión de dejar la familia real. En la impactante entrevista, la pareja contó el racismo que sentían por parte de los medios y su familia, algo que William negó con vehemencia.

Harry también molestó a su familia cuando criticó su educación y afirmó que su padre y su hermano estaban “atrapados” en sus roles reales.

Los Sussex se quedaron en Frogmore Cottage en Windsor la noche del funeral del lunes, pero regresaron a California para estar con Archie, tres, y Lilibet, uno, después de dos semanas separados de sus hijos.

Pero la pareja aún está esperando si sus dos hijos recibirán los títulos de príncipe y princesa.

Tras la muerte de Isabel II, los hijos de Sussex tienen también el derecho al título de Su Alteza Real como nietos del monarca. Pero a pesar de que los títulos de William y Kate se actualizaron a príncipe y princesa de Gales, los de Archie y Lilibet aún no han cambiado.

Un portavoz del Palacio de Buckingham dijo: “Trabajaremos actualizando el sitio web a medida que obtengamos información”.

En otro extracto del libro, Nicholl afirma que la difunta reina se sorprendió de que Meghan, casada en segundas nupcias, optara por un vestido de novia blanco, y también regañó a la duquesa por reprender a un trabajador de la cocina.

“El día de la boda del príncipe Harry y Meghan Markle fue un gran éxito, aunque la reina tenía reservas sobre el blanco puro del vestido de Givenchy de Meghan”, un modelo diseñado por Clare Waight Keller

“La reina se sorprendió de que Meghan vistiera de blanco puro el día de su boda. Tal vez sea una cosa generacional, pero ella cree que si has estado casado antes, te vistes con otro tipo de blanco el día de tu boda, que es lo que hizo la duquesa de Cornualles”, le dijo una fuente a Nicholl.

“Sin embargo, Isabel II hizo todo lo posible para conocer a la nueva duquesa”, añadió la escritora.

“En una ocasión, en el período previo a la boda, Meghan fue al Castillo de Windsor para una degustación del menú y terminó teniendo un tenso intercambio con un miembro del personal”, según una fuente. Meghan estaba en el castillo para probar algunos de los platos locales y se enojó por los ingredientes de la comida. “Dijo que el plato tenía que ser vegano y macrobiótico, cuando de repente la reina entró y dijo: ‘Meghan, en esta familia no le hablamos así a la gente’”.

/psg