Las acciones bajaron en Wall Street en las operaciones del viernes, perdiendo todas las ganancias de un repunte temprano que siguió a la publicación de la última actualización del mercado de trabajo del gobierno.

Según datos preliminares, el S&P 500 perdió 41,23 puntos, o un 1,1%, a 3.925,62 unidades, mientras que el Nasdaq bajó 154,12 puntos, o un 1,3%, a 11.631,01 unidades. El Promedio Industrial Dow Jones cayó 327,23 puntos, o un 1%, a 31.329,19 unidades.

En la semana, el S&P 500 cedió 3,3%, el Dow Jones 3% y el Nasdaq 4,21 por ciento. Es la tercera semana seguida que Wall Street termina a la baja.

El informe, que mostró que los empleadores desaceleraron su contratación en agosto, inicialmente puso a los operadores en un estado de ánimo de compra, avivando el optimismo cauteloso de que la Reserva Federal podría no necesitar subir las tasas de interés tan agresivamente en su actual intento de controlar la inflación.

Pero las ganancias se desvanecieron a media tarde.

Los índices terminaron la semana a la baja. En las últimas semanas, el mercado ha eliminado gran parte de las ganancias obtenidas en julio y principios de agosto, ya que los operadores temían que la Reserva Federal no dejara de subir los tipos de interés para reducir la mayor inflación de las últimas décadas.

Los últimos datos sobre el empleo dan al menos alguna esperanza a los operadores de que un factor clave de la inflación se esté enfriando. El viernes, el Departamento de Trabajo informó de que la economía estadounidense añadió 315.000 puestos de trabajo el mes pasado, por debajo de los 526.000 de julio y de la ganancia media de los tres meses anteriores. La tasa de desempleo también subió al 3,7% desde el 3,5% de julio.

El salario medio por hora aumentó un 5,2% el mes pasado con respecto al año anterior, pero se redujo ligeramente de julio a agosto. Se trata de una señal positiva en la lucha contra la inflación, ya que las empresas suelen trasladar el coste de los salarios más altos a sus clientes a través de precios más altos.

El informe sobre el empleo de agosto sugiere que la Reserva Federal está avanzando en su objetivo de enfriar la contratación y el crecimiento salarial para ayudar a frenar la inflación. Eso podría dar al banco central una razón para aumentar más moderadamente los tipos de interés en su próxima reunión de política monetaria a finales de este mes, una buena noticia para Wall Street, que sigue centrándose en gran medida en las expectativas de los tipos.

“El informe de empleo de hoy fue un paso en la dirección correcta, en el sentido de que el ritmo de crecimiento del empleo y los salarios se estabilizó”, dijo Matt Peron, director de Investigación de Janus Henderson Investors. “Sin embargo, reiteramos nuestra cautela de que aún no estamos fuera de peligro, ya que el aumento obstinado de los salarios podría mantener a la Fed en una senda agresiva”.

La Fed ya ha subido los tipos de interés cuatro veces este año y se espera que suba los tipos a corto plazo en otros 0,75 puntos porcentuales en su próxima reunión, según CME Group. Pero tras el último informe de empleo, las expectativas de esa subida de tres cuartos de punto porcentual han caído al 58% desde el 75% del jueves.

Observadores del mercado, como David Kelly, estratega jefe mundial de J.P. Morgan Asset Management, dijeron que aún esperan que el banco central suba los tipos a finales de este mes en otros 0,75 puntos porcentuales.

Los indicios de cierta atonía en el mercado laboral, así como las buenas noticias sobre la caída de los precios de la gasolina, “aumentan las probabilidades de que la economía pueda volver gradualmente a una inflación más suave en el transcurso del próximo año sin caer en la recesión”, dijo Kelly.

Los rendimientos del Tesoro, que han estado subiendo junto con las expectativas de subida de los tipos de interés, cayeron en general. El rendimiento del Tesoro a 10 años, que influye en los tipos de interés de las hipotecas y otros préstamos al consumo, bajó al 3,20% desde el 3,26% del jueves. El rendimiento del Tesoro a dos años, que tiende a seguir las expectativas de la acción de la Fed, cayó al 3,41% desde el 3,52%.

El índice de referencia S&P 500 cerró agosto con una pérdida del 4,2%, después de haber subido el mes anterior por las expectativas de que la Reserva Federal podría suavizar las subidas de tipos debido a los signos de enfriamiento de la actividad económica estadounidense y a que la inflación podría estar estabilizándose.

Las acciones entraron en barrena la semana pasada después de que el presidente Jerome Powell dijera que la Fed necesita mantener los tipos elevados “durante algún tiempo” para frenar la economía. La única pregunta para muchos inversores es cuánto y cuándo será la próxima subida.

Los últimos datos sobre el empleo se producen un día después de que el Departamento de Trabajo informara de que las solicitudes de subsidio de desempleo cayeron la semana pasada, en otra señal de fortaleza del mercado laboral. A principios de esta semana se dijo que había dos puestos de trabajo por cada desempleado en julio.

Los mercados europeos cerraron al alza. Los mercados asiáticos cerraron mixtos.

(Con información de AP)

/psg