Al comenzar la sesión de sala del Senador, Iván Moreira (UDI), pidió la palabra. ¿El objetivo? Solicitar que la Comisión de Relaciones Exteriores se pronunciara en contra de los dichos de Rafael Bielsa, el embajador argentino en Chile.

En una radio del país trasandino el diplomático aseguró que “la derecha dice cosas que no son ciertas, pero, a pesar de no ser ciertas se entienden fácil, y el progresismo dice cosas que son ciertas, pero que para poder explicarlas necesita que le presten atención, entonces acá pasó eso”, haciendo referencia al Plebiscito constitucional del 4 de septiembre en donde el Rechazo ganó con amplia mayoría a la opción Apruebo.

Si bien en reunión de comités se descartó la idea de Moreira sobre una pronunciación institucional, el senador aseguró que “formalmente le he solicitado a la Canciller -Antonia Urrejola- que sea citado el embajador de Argentina en Chile para manifestar nuestra molestia por su intromisión inaceptable en la política interna y los insultos gratuitos a un sector relevante de la población”.

Se refería a la derecha, a la “centro izquierda democrática” y a todos los ciudadanos que votaron por el Rechazo, por lo que pide que “guarde la compostura que debe tener de su alto cargo o vamos a tener que pedir que sea una persona non grata”.

Sus colegas de oposición se alinearon con él, unos más y otros menos. De hecho, diputadas de Renovación Nacional integrantes de la Comisión de Relaciones Exteriores le enviaron una carta a la ministra Urrejola “con el fin de que se pronuncie por escrito sobre declaraciones de Rafael Bielsa”.

Esto ya que “hay en los dichos del embajador trasandino un accionar totalmente alejado del trato respetuoso que caracterizan las relaciones entre Chile y Argentina, los que, de persistir, podrían constituir un obstáculo en la profundización de las relaciones entre ambas naciones”.

Según la misiva “el embajador Bielsa tiene un historial de desaciertos y controversias con nuestro país”, lo mismo que opinó el senador Sebastián Keitel (Evópoli). “El embajador Bielsa siempre se ha caracterizado por ser bien polémico”, dijo, agregando que “yo creo que no hizo lo correcto. Hay que medir las palabras especialmente siendo embajador”.

Eso sí, el senador no se sumó a la petición de una carta formal por parte de la Cancillería, pero sí aseguró que “tienen que ser conversaciones internas entre las respectivas autoridades. Pero si yo creo que tiene que ser una conversación no se pasillo, sino que sentado de manera seria y formal, pero no para que se envíe un documento formal por parte del Estado. Finalmente, a quien se está atacando es a un sector político y no a un país entero entonces claramente la ministra representa un país entero”.

Su par de RN, Manuel José Ossandón mencionó que las declaraciones no son tan graves ya que “todo el mundo sabe lo que piensa él”, sin embargo, señaló que “no corresponde que él se meta en nuestra política como nosotros no nos metemos en la de él (…) sí la canciller debiera mandarle una nota de reclamo porque por supuesto que no corresponde que se meta en nuestras cosas”.

Desde su tienda, la diputada Camila Flores calificó como “impresentables” los dichos de Bielsa, y de hecho esbozó que la ministra de Relaciones Exteriores “a estas alturas ya tendría que haber repudiado esta situación”.

De hecho, Flores solicitó que también la embajadora chilena en Argentina, Bárbara Figueroa (PC), se pronuncie. “Tienen (ella y la Canciller) que solicitar un pronunciamiento, mínimo tienen que pedirnos disculpas, y por otro lado también ellas hacer sentir la molesta no solo del gobierno sino del Estado chileno”.

“No podemos aceptar este tipo de expresiones que se involucran en la soberanía nacional. Si comenzamos a aceptar y normalizar este tipo de intervenciones desde el extranjero debilita totalmente nuestras relaciones”, terminó diciendo.

/psg