En inglés lo llamaron la ola roja. Al empezar a confirmarse los primeros resultados de las elecciones de medio término en los Estados Unidos, se empieza a ver una gran elección a nivel general para el Partido Republicano o GOP (Grand Old Party) como se lo conoce en el país. Pero en particular, en la Florida, todo parece indicar que se trata de una elección histórica para el partido más conservador de la nación.

Aún sin resultados finales, pero con una tendencia clara, ya se ha decretado que Ron DeSantis ha ganado un segundo mandato como gobernador del estado. Y con una ventaja del 17 por ciento sobre Charlie Crist, algo que no se veía desde los tiempos de Jeb Bush en la gobernación -en su reelección sacó 13 puntos de ventaja sobre el contrincante demócrata-.

Esta victoria contundente termina de posicionar a DeSantis como un fuerte contendiente para la presidencia en 2024 (es un secreto a voces que eso es lo que busca el gobernador), y por ende como el más claro oponente a Donald Trump en la primaria, ya que se espera que el ex presidente anuncie su candidatura la semana próxima.

/gap