El Papa Francisco no podrá visitar Ucrania y Rusia hasta después de un encuentro de líderes religiosos que se celebrará en Kazajistán del 13 al 15 de septiembre por orden de su médico debido a un problema en la rodilla, según declaró a CNN Portugal en una entrevista que se emitirá de forma íntegra el lunes.

En un extracto publicado en el sitio web del canal, Francisco fue preguntado por sus planes de visitar Kiev y Moscú tras su reciente viaje a Canadá, para fomentar el diálogo sobre el fin de las hostilidades entre ambos países.

“Ahora no puedo ir porque después del viaje a Canadá ha habido un pequeño contratiempo con la recuperación de la rodilla y el médico lo ha prohibido, diciendo ‘antes de Kazajistán no puede viajar’”, dijo Francisco.

“Pero he estado manteniendo el contacto por teléfono (…) Entre todos, se podría hacer algo. Estoy siguiendo (la situación) con mi dolor y mis oraciones. Pero la situación es realmente trágica”, dijo. “Siempre creo que dialogando se avanza”.

En una entrevista exclusiva con Reuters en julio, Francisco dijo que quería visitar Kiev, pero que también quería ir a Moscú, preferiblemente primero, para promover la paz. Luego dijo a Reuters que había sufrido “una pequeña fractura” en la rodilla al dar un paso en falso.

Francisco tiene previsto viajar a la capital kazaja de Nursultán para asistir al VII Congreso de Líderes de Religiones Mundiales y Tradicionales.

PROMESA INCUMPLIDA

Con esta declaración el papa Francisco descarta el anuncio de su visita a Kiev antes de viajar a Kazajistán, tal y como lo anunció el embajador de Ucrania ante la Santa Sede, Andrii Yurash, después de mantener un encuentro con el pontífice en el Vaticano a principios del mes de agosto.

“Ucrania durante muchos años, y especialmente desde el inicio de la guerra, ha estado esperando al Papa y estará feliz de saludarle antes de su viaje a Kazakistán”, publicó el diplomático en su perfil de Twitter, junto con algunas fotos del encuentro.

Francisco ha acusado de forma implícita a Rusia de “conquista armada, expansionismo e imperialismo” en Ucrania.

El Vaticano tuvo que evocar en fecha reciente sus condenas de la guerra para enmendar las tensas relaciones con Ucrania, después de que Francisco molestó a Kiev al referirse a la ultranacionalista rusa Darya Dugina, muerta por un coche bomba cerca de Moscú, como una víctima inocente de la guerra.

El Papa condenó el asesinato con coche bomba de la periodista durante una audiencia general de los miércoles. Consideró que las dos partes involucradas en una guerra tienen responsabilidades similares.

“La locura de todos lados porque la guerra es una locura. Nadie en la guerra puede decir ‘no, no estoy loco’. La guerra es una locura. Pienso en la pobre niña (Darya Dugina) que fue volada por una bomba debajo del asiento de su automóvil en Moscú. Los inocentes pagan la guerra”, expresó.

Por su parte, el ministro ucraniano de Asuntos Exteriores, Dimitro Kuleba, expresó su decepción por las palabras del papa Francisco.

(Con información de Reuters)

/psg