Bloomberg siguió de cerca el proceso para redactar una nueva Constitución en Chile y tras conocerse el resultado entregó su veredicto: un golpe para el presidente Gabriel Boric.

La agencia de noticias y análisis económico destacó que tras el estallido social, el paso lógico era la aprobación de la nueva Constitución, escenario que no ocurrió y se terminó rechazando la propuesta elaborada por la Convención Constitucional.

“La votación estaba destinada a ser la culminación de un movimiento que comenzó con protestas masivas contra la desigualdad a finales de 2019. En cambio, es la primera gran derrota de ese proceso y un golpe para el Presidente Gabriel Boric”, resaltó el texto.

Tras los resultados, Bloomberg también destacó el futuro de la Bolsa de Santiago, el dólar y la renta fija en Chile.

Revisa la nota a continuación:

Los chilenos rechazaron categóricamente una nueva Constitución en el plebiscito del domingo, dando un fuerte golpe a una campaña de tres años para reformar el sistema político y moderar las reglas de libre mercado que convirtieron al país en un favorito de los inversionistas.

Con el 99% de los votos escrutados, el 62% votó a favor de rechazar la Constitución redactada por una convención constituyente, y un 38% por su aprobación. Es probable que los mercados chilenos abran al alza el lunes, aun cuando las encuestas habían anticipado que seguirían en pie las actuales leyes promercado.

La votación estaba destinada a ser la culminación de un movimiento que comenzó con protestas masivas contra la desigualdad a fines de 2019. En cambio, es la primera gran derrota de ese proceso y un golpe para el presidente Gabriel Boric, de 36 años, quien confiaba en la nueva carta para ayudar a reformar el sistema tributario, de pensiones y laboral, impulsar los servicios sociales y reducir la desigualdad. La constitución actual se remonta a la dictadura militar de Augusto Pinochet.

“Boric queda muy debilitado”, dijo Cristóbal Huneeus, fundador de DecideChile y director de Data Science en Unholster. “Nadie pensó que habría una diferencia de 20 puntos porcentuales. Es una derrota histórica y contundente”.

En un discurso televisado tras la votación, Boric reiteró su compromiso a cambiar la Constitución y enfatizó que el Congreso del país desempeñaría un papel protagónico. El presidente se reunirá mañana con los líderes de ambas Cámaras y sostendrá conversaciones con otros líderes políticos durante la semana. Mantiene su determinación de encontrar una manera para que Chile elabore una Constitución que pueda contar con un amplio apoyo popular, dijo.

“Estoy seguro que el esfuerzo realizado no será en vano, pues así es como mejor avanzan los países, aprendiendo de su experiencia y cuando es necesario volviendo sobre sus huellas para buscar nuevas rutas”, dijo el presidente.

El rechazo de la Constitución allana el camino para que el índice bursátil IPSA suba sobre 10% a más de 6.300 en las próximas semanas, mientras que el peso se fortalecería, escribió en una nota Leonardo Suárez, director de estudios de LarrainVial, la semana pasada. En el mercado de renta fija, es probable que ahora los inversionistas cambien a bonos corporativos más riesgosos y bonos de Tesorería de mayor vencimiento, según una encuesta de Bloomberg.

“El triunfo del ‘Rechazo’ superó lo proyectado por las encuestas”, dijo Sergio Godoy, economista de STF Capital. “El mercado había descontado parte de este resultado, pero no completamente”.

Según Godoy, el peso podría subir hasta 810-82 por dólar el lunes. Pero para que se mantenga en esa tendencia, el país necesita avanzar hacia una nueva Constitución que sea capaz de obtener un apoyo popular más amplio, dijo.

No todo está perdido para el Gobierno de Boric. El movimiento social detrás de la nueva Constitución ha convencido a partidos de todo el espectro político de la necesidad de un cambio, pese que no sea el que se propone en esta carta.

“Las dos posiciones están mucho mas en el centro”, dijo Kenneth Bunker, analista político en la consultora Politico Tech Global con sede en Santiago. “Ya no estamos hablando de aprobar o rechazar la Constitución propuesta, sino de cómo reformar la carta vigente. Ahí, en el medio hay una convergencia de distintos mundos e ideas que pueden llegar a soluciones”.

Próximos pasos

En agosto, los legisladores respaldaron una ley que facilita modificar la Constitución actual, disminuyendo la mayoría legislativa requerida.

Hace tan solo 16 meses, candidatos de izquierda y activistas ambientales dominaron la elección de la Convención Constitucional. Luego, en diciembre, los chilenos eligieron a su presidente más izquierdista en cincuenta años, manteniendo el empuje por el cambio. Ese impulso ahora se desvanece.

En los meses previos al plebiscito, el borrador fue criticado no solo por partidos de derecha, sino también por figuras clave de los gobiernos de centroizquierda que gobernaron el país durante dos décadas tras el fin de la dictadura en 1990.

Los críticos dijeron que la nueva Constitución frenaría la inversión y el crecimiento, disminuiría los equilibrios de poder y llevaría a un aumento en el gasto fiscal. Los adherentes aplaudieron la inclusión de una serie de derechos sociales, una mayor protección ambiental y representación de mujeres y grupos indígenas.

“Es una derrota política, ideológica y estratégica muy significativa para el presidente Boric”, dijo Mauricio Morales, profesor de ciencias políticas de la Universidad de Talca en Chile. “Esta derrota traería como consecuencia una fractura inevitable dentro de la coalición de Gobierno”.

/psg