Resulta que el físico de Harvard Abraham “Avi” Loeb no es el único científico reconocido que cree que los meteoritos y los asteroides interestelares son muy posiblemente naves extraterrestres o restos de naves espaciales que han sido destruidas o abandonadas. El científico ‪B.P.Embaid, físico de la Universidad Central de Venezuela, ha publicado un nuevo estudio en el que argumenta que la razón por la que muchos meteoritos contienen los mismos metales que los científicos de la Tierra han producido en los laboratorios es porque son de origen extraterrestre. Es decir, esos metales podrían ser las firmas tecnológicas que los astrónomos de SETI usan para buscar señales de tecnología extraterrestre en exoplanetas y alrededor de otras estrellas.

Tecnofirmas extraterrestres

En su artículo, “El rompecabezas de los minerales meteoríticos jadeíta y brezinaita” que ha sido publicado en el archivo científico arXiv, B.P.Embaid, profesor de investigación en física de la materia condensada con experiencia en técnicas analíticas de alta precisión para estudiar minerales, muestras geológicas y aleaciones, aplica sus técnicas analíticas a dos meteoritos encontrados en la India en 1852 y en Yemen en 1980.

“La génesis de estos minerales meteoríticos podría requerir un proceso controlado y sofisticado que no se encuentra fácilmente en la naturaleza. Por lo tanto, es importante tener la mente abierta e incluso ser provocativo para considerar la siguiente pregunta: ¿Son estos minerales meteoríticos muestras de tecnofirmas extraterrestres?”, explica el profesor Embaid. “Los sulfuros sintetizados mencionados anteriormente no ocurren de forma natural en la Tierra y fueron detectados como minerales en meteoritos años después de la primera síntesis; FeTi2S4, se sintetizó por primera vez en 1968 y luego se detectó en 1974 como el mineral jadeíta en el meteorito Bustee y en 1995 en el meteorito Kaidun. La estructura base Cr3S4 se sintetizó por primera vez en 1957 y luego se detectó en 1969 como el mineral brezinaita, con presencia en el meteorito de Tucson”.

tierra restos naves extraterrestres - Reconocido físico dice que la Tierra está siendo bombardeada por los restos de naves extraterrestres

En 1957, los científicos que buscaban nuevos metales eléctricamente conductores combinaron y colocaron capas de cromo y azufre para sintetizar brezinaita, un metal que no existe en la naturaleza… al menos en la Tierra. En un proceso similar, otros científicos crearon jadeíta. Ambos pueden actuar como superconductores al permitir que la electricidad pase a través de ellos sin resistencia, una característica que se estaba volviendo importante cuando se diseñaron los primeros chips de ordenadores.

Para sorpresa de los científicos, los astrónomos que estudiaban los meteoritos encontraron uno que se había estrellado en Tucson, Arizona, en 1850 y que contenía brezinaita. En unos pocos años, encontraron el mineral sintético en otros meteoritos y luego tuvieron la misma experiencia al encontrar meteoritos que contenían jadeíta superconductora. La existencia de estos metales en meteoritos desconcertó al profesor Embaid porque su creación en un laboratorio requirió procesos que no se duplican fácilmente en la naturaleza.

“Aunque, por supuesto, es posible que haya procesos que aún no se han entendido que puedan conducir a la formación de estos minerales, sin embargo, podemos avanzar en la posible nueva interpretación en el campo emergente recientemente: las tecnofirmas”, enfatiza el profesor Embaid.

Si un mineral se encuentra naturalmente en la Tierra, eso lo convierte en parte de la firma biológica del planeta. Si se fabrica un mineral o producto, eso lo hace parte de nuestra tecnofirma. Dado que la jadeíta y la brezinaita solo existen en los laboratorios terrestres, eso las coloca en nuestra firma tecnológica, y cualquier civilización extraterrestre que busque vida alrededor de otras estrellas mediante la búsqueda de firmas tecnológicas podría detectar sus señales. El profesor Embaid especula lo siguiente: ¿qué pasa si la jadeíta y la brezinaita no pueden ocurrir en la naturaleza? Eso significa que otras civilizaciones también los están haciendo. Si ese es el caso, ¿cómo entraron en los muchos meteoritos que los contienen?”

Tecnología abandonada

Otro término más familiar para este descubrimiento es “tecnología abandonada”: equipo obsoleto o desechado después de construir un prototipo. Según la revista digital The Daily Beast, el profesor Embaid usa “tecnología abandonada” para describir los restos de naves espaciales o sondas desaparecidas hace mucho tiempo. Un ejemplo podría ser una sonda enviada a otro sistema planetario que perdió energía debido a un mal funcionamiento, una colisión con una roca espacial o un desgaste normal, anormal o imprevisto. También podría referirse a una nave espacial, con una tripulación viva o robótica, que sufrió el mismo destino y finalmente se rompió. Si cualquiera de estas “tecnologías abandonadas” pasara lo suficientemente cerca de la Tierra, o estuviera en una trayectoria de colisión con el planeta, podrían caer fácilmente a la superficie como meteoritos.

restos de naves extraterrestres - Reconocido físico dice que la Tierra está siendo bombardeada por los restos de naves extraterrestres

Si esas tecnologías contuvieran jadeíta o brezinaita, esos metales se incrustarían independientemente del aspecto de esa tecnología después de viajar millones de kilómetros por el espacio, quizás durante millones de años. Lo cierto es que esta teoría es muy similar a la presentada por Avi Loeb sobre dos objetos interestelares confirmados que cayeron a la Tierra en los océanos Pacífico y Atlántico y que quiere recuperar para determinar si también podrían ser “tecnologías abandonadas” de una civilización avanzada. Este es también el mismo argumento que Loeb ha hecho en numerosas ocasiones sobre ‘Oumuamua, el objeto interestelar con forma de cigarro que cayó junto a la Tierra en 2017 antes de dar una vuelta cerrada alrededor del Sol y marcharse a lugares desconocidos.

Entonces, ¿qué será más difícil: encontrar fragmentos de meteoritos en el fondo del océano para ver si contienen jadeíta o brezinaita o probar que estos metales solo pueden fabricarse sintéticamente, lo que podría probar que pertenecen a una civilización extraterrestre avanzada? Mientras esperamos la confirmación científica, por ahora agregamos jadeíta y brezinaita a la lista de firmas tecnológicas procedentes de una inteligencia extraterrestre.

Original de mundoesotericoparnormal.com

/psg