El triunfo del Rechazo por amplia mayoría – que superó cualquier estimación de las encuestas- estuvo en la mira de todo el mundo. El cómputo final del Servicio Electoral registró un 61,9% por el Rechazo, frente a un 38,1% a favor del Apruebo.

Tras estas cifras, los bancos internacionales analizaron el enfrentamiento de dos fuerzas relevantes. Por una parte, el holgado resultado a favor del Rechazo es un paso importante para otorgar mayor certeza al mercado, pero por otro, es evidente la inestabilidad política que deja el Plebiscito, tanto para el Gobierno que se abanderó por la opción Apruebo como la incertidumbre que genera el volver a comenzar un proceso constituyente para poder reformular la Carta Magna.

Asimismo, las instituciones financieras coinciden que la nueva propuesta debería tener un carácter más “moderado” y dejar los tintes “radicales” de lado.

En ese sentido, el banco de inversión estadounidense JPMorgan indicó que lo expresado en las urnas “debería tener un impacto positivo en los mercados, predispuesto por la idea de una menor incertidumbre y primas de riesgo en el futuro debido a la expectativa de una nueva constitución más moderada en el camino, y también una vía más moderada y gradual para las reformas económicas de la administración”.

Sobre el camino a futuro, la entidad recordó que el presidente Boric declaró hace semanas que, en caso de que gane el Rechazo, Chile avanzará en la reforma de la actual constitución a través de una Convención Constituyente. “Creemos que tanto los inversionistas reales como los financieros preferirían que si hay que reformar la actual constitución, lo haga el Congreso o una comisión de expertos”, apuntó el banco estadunidense.

La entidad reconoció que a pesar del fuerte Rechazo que ha surgido, “creemos que este escenario es poco probable, al igual que el mantenimiento de la actual constitución”.

“La razón principal es que una amplia parte de la población se mostraría reacia a esa vía, lo que restaría legitimidad. Pero la victoria del Rechazo por goleada abre, en nuestra opinión, la posibilidad de una Convención mixta, con miembros elegidos y un conjunto de expertos designados por el Congreso”, declaró JP Morgan.

En esa misma línea, el banco de inversión Credicorp Capital aseguró que, “si bien la incertidumbre política seguirá, el resultado moderaría el grado de incertidumbre al poner límites a los cambios futuros. Hay una menor probabilidad de modificaciones importantes al marco político-económico actual mientras que el Rechazo sienta un precedente de que la población todavía quiere cambios pero no tan radicales como los propuestos”.

Apuntó que tras el Rechazo a la propuesta de nueva Constitución el Presidente Gabriel Boric anunciaría una hoja de ruta constitucional con la elección de una nueva asamblea, como escenario más probable. Las otras opciones son una comisión de expertos o el Congreso que dirija el proceso constituyente.

“Creemos que el mercado está trabajando con la asamblea constituyente como escenario base y las otras dos propuestas serían valoradas positivamente por ser más breves y más focalizadas en cuanto a los temas de discusión”, puntualizó Credicorp Capital.

En línea con un reporte anterior, y dada la amplia diferencia entre ambas opciones, Credicorp Capital dijo estimar que el marcador IPSA convergería a un nivel entre 5.900-6.100, el USDCLP en 840-860 y el bono nominal a 10 años entre 6,2-6,4%, “aunque no podemos descartar una sobrerreacción aún más optimista en los próximos días”. En estos niveles, los activos financieros seguirían cotizando con prima de riesgo, pero en mucha menor medida y en consistencia con el nuevo contexto, advirtió.

Agregó que, “en el corto plazo no vemos una mejora material en las variables económicas y la evolución positiva en los activos financieros está mayormente ligada a una descompresión de la prima de riesgo. Es probable que la confianza de las empresas y los consumidores sean las primeras variables no financieras que muestren una reversión de la tendencia negativa; sin embargo, un cambio estructural en las decisiones de consumo, ahorro e inversión podría llevar algo más tiempo”.

El banco de inversión Goldman Sachs detalló que “a pesar del resultado del Plebiscito, el proceso constitucional no terminará con la votación del domingo: la mayoría de los chilenos sigue estando a favor de una nueva constitución”.

Sobre esto, señaló que acordar un camino para producir una nueva Constitución o reformar la existente, es probable que lleve bastante más de un año. “En nuestra opinión, es muy probable que la incertidumbre política y normativa persista durante al menos otros dos años, lo que podría crear vientos en contra para la inversión y el crecimiento. Por lo tanto, los inversores deben prepararse para una dinámica macro y política volátil en los próximos años”, afirmó.

Finalmente, la institución bancaria suiza, Julius Baer, indicó que tras las elecciones “esperamos que los activos locales se recuperen a corto plazo. En cuanto a la renta fija, esperamos ver un cambio hacia los bonos corporativos de mayor riesgo y los bonos del Estado de mayor duración”.

Además, “el peso chileno debería fortalecerse frente al dólar estadounidense. No obstante, mantenemos nuestra calificación de neutral para la renta variable chilena y de mantener para los bonos soberanos en esta coyuntura, ya que prevalecerán las incertidumbres políticas, junto con los vientos en contra derivados de las ambiciosas reformas fiscales y de las pensiones, el elevado déficit por cuenta corriente, los precios más bajos del cobre y la menor demanda prevista de China, que pesarán sobre las perspectivas del país”.

/psg