El Senado se quedó corto el miércoles en un esfuerzo apresurado por consagrar el acceso al aborto de Roe v. Wade como ley federal, bloqueado por un obstruccionista republicano en una muestra contundente de la división partidista de la nación sobre la decisión judicial histórica y los límites de acción legislativa.

El recuento casi partidista promete ser el primero de varios esfuerzos en el Congreso para preservar el fallo de la corte de casi 50 años, que declara el derecho constitucional a los servicios de aborto, pero corre un grave riesgo de ser anulado este verano boreal por una Corte Suprema de mayoría conservadora.

El presidente Joe Biden dijo que los republicanos “han optado por interponerse en el camino de los derechos de los estadounidenses a tomar las decisiones más personales sobre sus propios cuerpos, familias y vidas”. Instó a los votantes a elegir más legisladores por el derecho al aborto en noviembre y se comprometió mientras tanto a “explorar las medidas y herramientas a nuestra disposición” para garantizar los derechos establecidos en Roe.

La escasa mayoría de su partido demostró ser incapaz de superar el obstruccionismo liderado por los republicanos, que han estado trabajando durante décadas para instalar jueces conservadores en la Corte Suprema y poner fin a Roe v. Wade. La votación fue 51-49 en contra de proceder, con 60 votos necesarios para seguir adelante.

/gap