Una importante caída anotó Chile en el ranking de Libertad Económica del Fraser Institute de Canadá correspondiente a 2022, arrastrado por la inestabilidad del peso, las regulaciones crediticias, de negocios y laboral, el tamaño del Estado y las restricciones para el comercio internacional, esto último debido a las medidas por el Covid.

De acuerdo al tradicional índice, nuestro país se ubica este año en la posición 33, retrocediendo cuatro puestos desde el informe de 2021. Esta ubicación, además, es la peor registrada por Chile desde 1985, antes del regreso de la democracia y de la mayor apertura comercial.

Asimismo, considerando la baja de 10 posiciones en el ranking anterior, ha retrocedido 14 puestos desde 2020.

El reporte Economic Freedom of the World utiliza 42 variables diferentes para crear un ranking basado en políticas que fomentan la libertad económica. Se mide en cinco áreas: Tamaño del Gobierno, Estructura Legal y Derechos de Propiedad, Estabilidad de la Moneda, Libertad para el Comercio Internacional, Regulación Crediticia, Laboral y de los Negocios.

Chile retrocedió esta vez en los cinco atributos. En Tamaño del Gobierno obtiene 7,68 puntos (Nº 31), empeorando con respecto al último informe, donde se ubicaba en el lugar Nº 30 (7,82 puntos), lo que se explica por el aumento que experimentó el gasto fiscal a raíz de las medidas que adoptó el gobierno para enfrentar la pandemia y que fueron de las mayores del mundo.

En Estructura Legal y Seguridad de la Propiedad Privada retrocede de lugar 32 al 33, por el incremento de decisiones administrativas por parte de algunos alcaldes que han dejado sin efecto, por ejemplo, permisos de construcción ya otorgados.

Pero es en Estabilidad de la Moneda donde el país registra el mayor retroceso, pasando del lugar 19 al 39. Indican que debido a las ayudas fiscales y los retiros de los fondos de pensiones, se generó un incremento sustancial de la cantidad de dinero, que fue el combustible de la aceleración de la inflación que se observó durante el pasado y el presente año.

En el atributo de Libertad para el Comercio Internacional también se bajó, en este caso 10 puestos, desde el 47 al 57. En este ítem el país cae debido a las duras restricciones de movimiento que impuso el gobierno durante la pandemia, lo que contempló el cierre de las fronteras a extranjeros. Cabe destacar que son varios los países que retrocedieron en esta área por la misma razón que Chile.

Por su parte, en Regulación Crediticia, Laboral y de los Negocios el país disminuyó de forma importante, pasando del lugar Nº 93 (7,03 puntos) al Nº 110 (6,67 puntos). Este deterioro se registra en el contexto de un paulino incremento de la cantidad de permisos, sobre todo en el área medioambiental, que son necesarios para iniciar un proyecto de inversión. Otro subcomponente que mide este atributo es “regulaciones de negocios”, en donde el país perdió puntaje principalmente por los requerimientos administrativos que exige hoy en día la excesiva burocracia, señala el informe.

“Chile retrocedió en cuatro de los cinco atributos que mide el índice y ha caído 14 puestos en dos años, marcando su peor nivel desde que se publica el ranking. Para revertir esta lamentable tendencia y mantener el liderazgo en Latinoamérica, es esencial que el gobierno coordine y lidere una agenda que permita hacer frente a las señales que mostró el índice del Fraser Institute (necesidad de disminuir la burocracia e importancia de la disciplina fiscal) y, a partir de la mayor libertad económica, mejorar la calidad de vida de las personas y poder salir lo más rápido posible de la recesión que se avecina”, dijo Soledad Monge, economista de Libertad y Desarrollo, entidad que colabora en la elaboración del informe sobre Chile.

En la región

Con esta caída, Chile también perdió el liderazgo en América Latina, pasando del primer al tercer lugar. La nación que ahora encabeza la región es Costa Rica, que subió del puesto 39 al 29. Le sigue Guatemala, que pasó del 33 al 31, y luego Chile en la posición 33.

Más atrás están Perú, que bajó hasta la casilla 37, y Uruguay, que retrocedió del lugar 61 al 68. En tanto, el último país de la región, y también el último a nivel global, es Venezuela, en la posición 165. Esa nación ha estado permanentemente en el último lugar desde 2010.

A nivel mundial, el ranking siguió encabezado por Hong Kong, seguido por Singapur, que también mantiene la segunda posición. En el tercer lugar aparece este año Suiza, que desplazó al cuarto puesto a Nueva Zelandia. Les siguen Dinamarca (5), Australia (6), Estados Unidos (7), Estonia (8), la República de Mauricio (9) y cierra el top ten Irlanda.

/psg