El oficialismo presentará este miércoles el documento con el que responderán a Chile Vamos en el marco de las discusiones por el diseño del nuevo proceso constituyente. Las reuniones entre ambos sectores se retomarán este jueves en el ex Congreso de Santiago, ya con las posturas más claras sobre qué plantea cada coalición.

En el documento, representantes de Apruebo Dignidad y de Socialismo Democrático afirman que es fundamental continuar con el proceso y entregar “prontamente” certezas, porque retrasar la discusión generaría “incertidumbre institucional”.

También valoran el rol de acompañamiento del Ejecutivo para alcanzar el acuerdo y solicitan no mezclar el trabajo del gobierno con el proceso constitucional.

Las propuestas de las coaliciones oficialistas

En el documento, los partidos proponen un nuevo órgano constituyente 100% electo y paritario y sin listas de independientes, sino con la obligación de los partidos de incorporarlos dentro de sus nóminas.

En cuanto a la paridad, se propone que sea de entrada y de salida, y se suman escaños reservados en un número proporcional al registro indígena de la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena.

Los integrantes del órgano se elegirían en abril, de modo que el plebiscito de salida sería en diciembre, con voto obligatorio. Eso implica que la duración de una nueva posible Convención, aunque con otro nombre probablemente, sería de no más de 6 meses.

El quórum para la toma de decisiones -que fue de 2/3 en la Convención- sería nuevamente “supramayoritario”, aunque sin especificar un guarismo, y el proceso iría acompañado de un comité de expertos consultivo, también paritario.

En el acuerdo los partidos plantean que este comité se encargue de la preparación de la instalación del órgano constitucional mediante la sistematización de insumos y acompañamiento permanente del debate.

Su integración sería definida por el Congreso, “respetando estrictos criterios de idoneidad profesional”, y estos académicos deberían trabajar en un documento base -como insumo- que incluya el proyecto de la ex Presidenta Bachelet, la propuesta de la Convención, insumos de consultas ciudadanas realizadas por municipios en 2019 y el trabajo de la academia.

Otro punto relevante es que las coaliciones proponen que el reglamento de funcionamiento del órgano se apruebe con la misma reforma constitucional que habilite el proceso, de modo de no usar tiempo de trabajo en eso.

Los bordes o “principios institucionales”

Además, las coaliciones de gobierno llegaron a un acuerdo sobre una serie de “principios institucionales” que mantener, entre los que están el Estado unitario, el resguardo de los símbolos patrios, la autonomía del Poder Judicial y la separación de los poderes del Estado.

Asimismo, se incorporan los mismos principios que estuvieron vigentes en el proceso constituyente anterior: Chile es una República democrática, el respeto a los tratados internacionales ratificados y a las sentencias judiciales ejecutoriadas.

En ese punto incluyen algo distinto a la última vez: el documento afirma que el texto que se someta a Plebiscito debe respetar los derechos humanos contenidos en los tratados internacionales ratificados por Chile, entre los que están el derecho a la libertad de religión, el derecho a vivir en un medio ambiente libre de contaminación, el derecho a la propiedad y a la igualdad.

Donde no hubo consenso aún fue en la propuesta de sistema electoral. Mientras que algunos sectores defendían originalmente un diseño de listas cerradas nacionales (contemplado en la propuesta del PS y PPD), otros como FRVS o el Partido Liberal promueven que las listas sean regionales, con el fin de no perjudicar la representación de las regiones en el órgano.

Sobre la participación ciudadana, plantean que debe existir mediante una articulación con organismos como municipios o gobiernos regionales, como lo propusieron los gobernadores y alcaldes en las reuniones con los presidentes de ambas cámaras.

/psg