Elon Musk recibió una dura repuesta por parte de funcionarios ucranianos que reaccionaron a su propuesta para terminar el conflicto en Ucrania, la cual era mucho más favorable y beneficiosa para Rusia que para el país europeo.

En su propuesta catalogada como “paz entre Ucrania y Rusia”, formulada en su cuenta de Twitter, el hombre más rico del mundo dice que se debe reconocer formalmente la península de Crimea como territorio ruso (Rusia lo anexó ilegalmente en 2014), garantizar un suministro constante de agua a Crimea, que Ucrania se comprometa a permanecer neutral (que no sea miembro de la OTAN) y pedir a las Naciones Unidas que supervisen otra ronda de referéndums en el este de Ucrania, lo que le brindaría legitimidad ante el mundo a Rusia en esa regiones de las que se quiere apropiar.

Según Musk, ese será muy probablemente el resultado final del conflicto y la cuestión será cuanta gente muere antes de que eso ocurra.

“También vale la pena señalar que un posible resultado de este conflicto, aunque improbable, es una guerra nuclear”, añadió el empresario, que en interacciones con otros usuarios defendió que, si a alguien le importan los ucranianos, debe buscar la paz, dado que es muy poco probable que Ucrania gane en una “guerra total”.

Además, el tuit publicado por Musk incluyó una encuesta, en la que participó más de un millón y medio de personas, donde más de un 60% le dijo “No” a su propuesta de paz. “Es el mayor ataque de bot que he visto en mi vida”, sugirió el magnate ante el resultado desfavorable.

La propuesta de Musk recibió un aluvión de críticas por parte de funcionarios y diplomáticos ucranianos.

Casi de inmediato, el embajador ucraniano en Alemania, Andrij Melnyk, respondió a los tuits de Musk con insultos y garantizando que el “único resultado” será que ningún ucraniano volverá a comprar un Tesla.

“Vete a la mierda es mi respuesta muy diplomática para ti”, dijo Melnyk en un tuit.

“El único resultado [es] que ahora ningún ucraniano NUNCA comprará tu maldita mierda de tesla. Así que buena suerte para ti [sic]”, añadió.

Otro en pronunciarse fue el canciller de Ucrania, Dmytro Kuleba, quien criticó fuertemente la propuesta de Musk.

“Aquellos que proponen que Ucrania renuncie a su gente y su tierra, presumiblemente para no herir el ego herido de Putin o para salvar a Ucrania del sufrimiento, deben dejar de usar la palabra “paz” como un eufemismo para ‘permitir que los rusos asesinen y violen a miles de ucranianos inocentes más, y se apropien de más tierra’”, escribió Kuleba en su cuenta de Twitter.

El ex presidente de Ucrania Petró Poroshenko dijo que es “ciertamente triste que la propaganda rusa funcione incluso en la mentes más brillante”.

Por su parte, el presidente de Ucrania, Volodímir Zelensky, publicó una encuesta en su cuenta de Twitter en la que preguntó cuál Elon Musk le gustaba más a los miembros de la red social, el que apoya a Ucrania o el que apoya a Rusia.

A comienzos de la invasión a Ucrania, Musk se mostró dispuesto a ayudar a Kiev con su servicio de internet Starlink para ayudar a las tropas ucranianas contra los rusos. En aquel entonces el CEO de Tesla informó a Mykhailo Fedorov, ministro de Transformación Digital, que dado la orden para activar la señal satelital de Starlink.

En Ucrania, Starlink ha entregado mas de 15.000 kits, algunos pagados por le propio Elon Musk y otros por USAid, la agencia de ayuda de Estados Unidos, por el gobierno polaco o por las donaciones privadas.

Es un sistema fiable, como también impenetrable, dado que ha reventado la estrategia rusa de fundir a negro las comunicaciones ucranianas. En estos momentos, no hay unidad militar desplegada en el frente que no posea un sistema Starlink oculto en algún punto de la trinchera. De esta manera se logra mantener un hilo de comunicación constante e indispensable con los cuarteles en Kiev. Lo que no está permitido, fuera de esta red, es que los militares usen sus teléfonos personales en primera línea para no ser detectados por los rusos. De hecho, en las visitas de la prensa a primera línea se exige “modo avión” en los celulares para no ser detectados por el ejército ruso.

/psg