La ministra de Salud, Begoña Yarza, se refirió a la controversial medida de adelanto de vacaciones de invierno escolar que fue anunciada por el gobierno hace algunas semanas.

Esto, luego de la polémica que se generó al interior del propio oficialismo tras el anuncio, por la poca coordinación que hubo entre los ministerios al realizar el anuncio.

El propio Presidente Gabriel Boric había realizado un llamado de atención al Minsal y aseguró que “exigimos que acá hubiese una mejor coordinación, que se mantuvieran los colegios abiertos para poder realizar actividades extra programáticas, para que no incidiera en el trabajo de la mujer y en la alimentación”.

En este contexto, durante esta jornada, Yarza hizo un balance de la medida, la que había sido justificada en la reducción del contagio de virus respiratorios en los recintos educacionales.

Al respecto, aseguró que “cuando conversamos esto y tomamos esa decisión, íbamos en un ascenso casi vertical, logarítmico, pero además muchos casos diarios, y el ascenso, muy rápido”.

Del mismo modo, recalcó que “claramente cayó, primero, la asistencia a los servicios de urgencia. Fue brutal. El grupo menor de 1 año, el menor de 4 años, y el menor de 17 años, todos los grupos cayeron en servicio urgencia”.

“Y ahora nos encontramos con una red que igual, sigue tensa, entre 86 y 87% de ocupación de camas UCI, que no era el 93% de ocupación que estábamos llegando, que eso es complejo”, añadió.

Finalmente, subrayó que “ahora uno ya siente, y uno lo conversa con los equipos en los hospitales y en los Sapu, que efectivamente que la presión de asistencia a la urgencia cayó notablemente”.

/psg