El presidente del Banco Mundial, David Malpass, sugirió este miércoles que la guerra de Rusia en Ucrania y su impacto en los precios de los alimentos y la energía, así como la disponibilidad de fertilizantes, podrían desencadenar una recesión mundial.

Malpass dijo en un evento organizado por la Cámara de Comercio de EE. UU. que la economía de Alemania, la cuarta más grande del mundo, ya se ha desacelerado sustancialmente debido a los precios más altos de la energía, y dijo que la reducción de la producción de fertilizantes podría empeorar las condiciones en otros lugares.

“Mientras observamos el PIB global… es difícil en este momento ver cómo evitamos una recesión”, dijo Malpass. Sin embargo, no dio un pronóstico específico.

/gap