Un avión de Latam que partió desde Santiago y que debía llegar la tarde del miércoles al Aeropuerto Silvio Pettirossi de Luque, en Paraguay, sufrió graves daños debido a una tormenta. Aunque se declaró en emergencia, logró aterrizar sin un motor, con el parabrisas roto y con la nariz completamente destruida.

El vuelo, que en su interior llevaba 48 pasajeros, fue desviado hacia Foz de Iguazú, en Brasil, debido a la situación meteorológica. Ahí permaneció un par de horas hasta que la tripulación decidió continuar con el itinerario hacia el destino final, desafiando las mismas condiciones que habían eludido en un comienzo.

ABC Color de Paraguay compartió algunos registros de los momentos de terror que vivieron los pasajeros, capturados al interior de la aeronave. “Por favor, Dios santo, qué bárbaro”, se escucha decir a una persona, mientras el material da cuenta de cómo la tormenta generó una brutal turbulencia que pudo desatar una tragedia.

El avión logró aterrizar y la Dirección Nacional de Aeronáutica Civil (Dinac) de Paraguay ya abrió una investigación sobre el caso, debido a la declaración de emergencia que hizo la tripulación.

Uno de los pasajeros que conversó con ACB Color responsabilizó al comandante de la tripulación de lo sucedido, por no hacer caso al pronóstico del tiempo antes de despegar desde Foz.

“Cuando salimos de Santiago sabía que íbamos a llegar con tormenta. Aún así el comandante dice que vamos a tener clima tranquilo. En el camino hacia Asunción la situación era una locura. Intentamos aterrizar en Asunción, algo que nunca hubiese intentado ese loco (el comandante)”, afirmó el pasajero.

/psg