Polémica generaron en España los dichos de la ministra de Igualdad, Irene Montero, sobre la educación sexual, instancia en la que aseguró que niños y niñas tienen derecho a “tener relaciones sexuales con quienes les dé la gana, basadas eso sí en el consentimiento”.

Las palabras fueron dichas el miércoles en una sesión de la Comisión de Igualdad del Congreso. En su alocución, la ministra aseguró que la educación sexual “es un derecho de los niños y las niñas, independientemente de quiénes sean sus familias, porque todos los niños, las niñas, les niñes de este país tienen derecho a conocer su propio cuerpo, a saber que ningún adulto puede tocar su cuerpo si ellos no quieren y que eso es una forma de violencia”.

“Tienen derecho a conocer que pueden amar o tener relaciones sexuales con quienes les dé la gana, basadas eso sí en el consentimiento. Y esos son derechos que tienen reconocidos”, agregó.

Sus dichos causaron repercusión en un sector de la oposición. Desde el partido Vox calificaron estas declaraciones de “gravísimas”, por lo que presentaron una iniciativa en el Congreso para pedir su reprobación y también exigieron la renuncia de la ministra. En esa línea, el vocero de la colectividad, Iván Espinosa de los Monteros, amenazó con tomar “acciones legales” contra la ministra de Igualdad, ante el “tremendo daño que se causa por parte de esta ministra al bienestar de los niños y las niñas en España”, según reporta El Mundo.

Para el líder de Vox, Santiago Abascal, “es urgente” la salida de Irene Montero “y que cierre ese ministerio totalitario al salir”. “¡Quitad vuestras sucias manos de los niños!”, añadió en su cuenta de Twitter.

Por su parte, desde Ciudadanos también reaccionaron. “No es admisible” que “los niños pequeños pueden presentar su consentimiento para mantener relaciones sexuales con adultos”. “Le pedimos a Irene Montero que dimita, por favor, y si no dimite Pedro Sánchez la tiene que cesar”, apuntó Edmundo Bal, de acuerdo con El Mundo.

La respuesta de Montero

Por su parte, la ministra de Igualdad dijo sentir “mucha vergüenza” ante “la campaña que ha desplegado la extrema derecha” tras sus declaraciones en el Congreso. “Contra mí, lo que quieran”, dijo, pidiendo enfocarse en los niños.

“Urge que aseguremos la educación sexual obligatoria para que todos los niños aprendan y tengan herramientas para identificar las violencias sexuales que se puedan ejercer contra ellos y ellas, y que para que aprendan a tener herramientas y pedir ayuda para tener una vida libre de violencia”, afirmó.

Irene Montero es una de las líderes más representativas de Unidas Podemos, la colectividad que junto al PSOE integra el Gobierno de Pedro Sánchez. La dirigente además es pareja de Pablo Iglesias, ex vicepresidente y uno de los fundadores de Podemos.

La ministra española de Igualdad estuvo de paso en Chile en marzo como parte de la comitiva oficial en el cambio de mando, instancia en la que compartió con parlamentarias nacionales.

/psg