El ex presidente estadounidense Donald Trump estimó este viernes que Twitter “ahora está en buenas manos”, después de que Elon Musk, el hombre más rico del mundo, comprara la red social.

“Estoy muy feliz de que Twitter ahora esté en buenas manos y ya no será dirigido por lunáticos y maníacos de la izquierda radical que realmente odian a nuestro país”, dijo Trump en su plataforma Truth Social.

Trump no aclaró si prevé volver a la red, de la que fue bloqueado tras el asalto por parte de sus simpatizantes al Capitolio el 6 de enero de 2021.

En mayo, Musk, fundador de Tesla y SpaceX, abrió la puerta a un regreso de Trump a Twitter, desde donde se el magnate republicano se comunicaba con sus 88 millones de seguidores. Lo hacía a través de su cuenta @realDonaldTrump, desatando numerosas polémicas y debates.

Trump consideró que su red Truth Social funciona “mejor” que Twitter, que dijo que “debe trabajar duro para deshacerse de todos los bots (programas automatizados ndlr) y cuentas falsas que lo han dañado tanto”.

La venta de Twitter

Elon Musk concretó a última hora del jueves su adquisición de Twitter Inc por valor de USD 44.000 millones y su primera medida fue despedir a la cúpula de la compañía de medios sociales, a la que acusó de engañarlo respecto a la cantidad de cuentas reales y de spam con las que cuenta la red social.

Fue un largo viaje el que llevó al hombre más rico del mundo a hacerse con la plataforma que, pese a estar lejos de ser la más rentable, ganó un rol de privilegio en la discusión pública a nivel global y que tiene en el difícil equilibrio entre la regulación de contenidos y la libertad de expresión una de las claves de lo que viene para el fundador de Tesla y SpaceX.

Musk presentó su batalla por la compra de Twitter como una cruzada por la libertad de expresión, luego de que la conducción de Twitter llevara adelante una política de regulación del discurso en la plataforma que buscó evitar que se transforme en un refugio para discursos conspirativos, anti democráticos o de odio. La regulación llegó al extremo de cerrar la cuenta de Donald Trump cuando todavía era presidente de los Estados Unidos en base a su uso de la red para poner en duda los resultados de las elecciones que lo sacaron de la Casa Blanca.

En medio de la cruzada de Musk, mientras tanto, la acción de Twitter en Wall Street siguió además su propio viaje. Punta a punta, desde que el multimillonario entró a la pelea por Twitter en abirl pasado, el precio de la acción gana 36% (justo al lado del precio de la oferta, 38% mayor al del 1° de abril). Hoy, la acción fue suspendida para evitar movimientos especulativos luego de la compra.

(Con información de AFP)

/psg