Un catastro de deudas que mantiene vigente el Fisco de Chile a través del Ministerio de Obras Públicas con empresas de la construcción elaboró hace algunas semanas la Cámara Chilena de la Construcción (CChC).

Se trata de un documento de tres páginas de carácter reservado, en cuyo contenido se detallan las compañías a las cuales no se les ha pagado y el estatus de las negociaciones.

Pulso tuvo acceso al listado y las fuentes consultadas confirmaron que el escrito fue elaborado por el gremio constructor que preside Antonio Errázuriz y que recientemente fue entregado a la Dirección General de Obras Públicas, entidad dependiente del Ministerio de Obras Públicas.

Esto, en el marco de las conversaciones que ha mantenido la Cámara con la autoridad, debido a la delicada situación financiera de algunas empresas constructoras. En ese ámbito, el viernes 21 de octubre la firma Claro, Vicuña y Valenzuela solicitó su quiebra, con una deuda que asciende a más de $44 mil millones, y hace un mes Sencorp, conglomerado fundado por el arquitecto Abraham Senerman Lamas, solicitó su reorganización por pasivos cercanos a los $227 millones.

Según el documento, el Ministerio de Obras Públicas adeuda a seis empresas constructoras $4.685 millones en 12 proyectos, de los cuales cinco están en ejecución y siete terminados. Las compañías son Imaco Ltda., Consorcio Imaco del Sur, Sicomaq SpA, Conpax, Bitumix S.A. y Claro Vicuña Valenzuela.

Carlos Zeppelin, vicepresidente de la Cámara Chilena de la Construcción -a través de una declaración por escrito- explicó el origen del catastro: “Este es un documento que surge de la mesa de trabajo que formamos con la Dirección General de Obras Públicas, DGOP, con el fin de destrabar los nudos críticos de los contratos entre el MOP y empresas de la construcción que se mantienen vigentes y que enfrentan dificultades por las condiciones de precios de materiales y las consecuencias de la pandemia”.

Detalle de las obras

La mayor deuda que mantiene vigente el MOP es con Conpax por la construcción del Nuevo Puente Cautín en Cajón, cuyo mandante fue la Dirección de Vialidad y que se encuentra terminado. “Obra completamente terminada y en operación. Saldo de $1.420 millones pendiente de pago por estar a la espera de visto bueno de la autoridad del ministerio. Antecedentes fueron expuestos al subsecretario en reunión de lobby”, consignó el escrito.

La obra consiste en materializar el mejoramiento de la conectividad de la Ruta S-31 en el sector de Cajón, desarrollando dos estructuras nuevas a lo largo de este nuevo trazado (Viaducto Meli y el Paso Superior Acceso Norte a Temuco), además de la construcción de un nuevo puente sobre el río Cautín y la reposición del puente Laucha.

El segundo monto más alto de impagos asciende a $748 millones y corresponde a Bitumix S.A por la conservación de caminos de la provincia de Elqui, Región de Coquimbo. La iniciativa se encuentra en ejecución y en este caso el mandante fue directamente el MOP.

El texto afirma que desde hace varios meses -seis al menos- se han realizado diversas gestiones ante diferentes instancias, como la inspectora fiscal, el jefe de proyectos y el director subrogante, “no habiendo un pronunciamiento claro respecto de los fondos y por tanto sin posibilidades de facturar. Sólo se les ha informado que están a la espera del decreto que autoriza la asignación presupuestaria de los contratos de arrastre y que eventualmente esto se debiera emitir en septiembre 2022″.

Pero no es la única deuda con Bitumix. A esta empresa el MOP también adeuda $176 millones por los trabajos de conservación del camino D-201 con el cruce de la Ruta 5, también en la región de Coquimbo.

El tercer acreedor del MOP es Claro Vicuña Valenzuela y al igual que en el caso anterior, los pagos pendientes corresponden a dos obras. Se trata de las obras en ejecución en la Ruta U-40 y las realizadas en el Puente Ciruelo, cuyo mandante fue la Dirección de Vialidad.

En el caso de la Ruta U-40, la deuda del MOP con la empresa constructora asciende a $700 millones.

En tanto, respecto de los trabajos realizados en el Puente Ciruelo, ubicado en la Región de Los Ríos, según el mismo documento, “la modificación propuesta figura en revisión en el Departamento de Puentes de Vialidad”.

Cinco obras con Imaco

Otro de los impagos corresponde a Imaco Ltda, por la construcción de Badén Quebrada Seca, Ruta 15 Ch Km 17,500. Provincia del Tamarugal, en la región de Tarapacá. “La obra se encuentra completamente terminada, con saldo de obra de $600 millones sin poder cobrar por falta de fondos, no se permite la facturación con el objetivo de factorizar”, detalló el escrito.

A la misma compañía, el MOP adeuda $42 millones por el recapado asfáltico de la Ruta 5, por sectores hiláricos en la misma provincia. Se trata de una obra terminada en febrero, pero cuyos pagos siguen pendientes debido a la falta de fondos manifestada por el la Dirección de Vialidad del MOP.

También a Imaco Ltda el MOP debe $230 millones por las obras en ejecución de la ampliación Ruta H-27, Carretera El Cobre ubicada en las comunas de Rancagua y Machalí. “Son saldos por cobrar por falta de regularización de la modificación en trámite”, consignó el mismo documento.

Otro de los trabajos que sigue con pago pendiente es la adecuación del sistema de disipación de energía, del Embalse Ancoa, Región del Maule. En este caso son $130 millones, debido a modificaciones realizadas durante la ejecución de la obra.

La quinta obra relacionada con Imaco es la conservación de Emergencia Rutas San José de Maipo, por $ 320 millones, con la dirección de Vialidad. “Saldos por cobrar de $ 320 millones por falta de regularización de la modificación en trámite”, dice el documento.

En total, a Imaco Ltda el MOP adeuda $1.322 millones.

A esas empresas se suma Imaco Aires del Sur, por la obra mejoramiento Ruta W175 sector Linao-Quemchi, Provincia de Chiloé. “Obra terminada en el mes de noviembre del año 2021, Saldos por cobrar de 319 millones por falta de modificaciones finales aún en tramite, mas de 6 meses en revisiones”, dice el reporte.

/psg