El gobierno está socializando con distintos actores su propuesta para reformar el sistema de pensiones antes de presentarla oficialmente. Uno de los temas que allí ha comentado el Ejecutivo, es respecto al cobro que, desde que entre en régimen la iniciativa, tendrán que hacer los gestores de inversiones en el futuro sistema.

En concreto, la propuesta del gobierno, según ha dicho a diversos actores, es cambiar el modo en que actualmente se aplican las comisiones, pasando de la comisión sobre sueldo que cobran hoy las AFP, a una comisión sobre el saldo total administrado, donde cada gestor de inversiones podrá definir el porcentaje de cobro que aplicará sobre los fondos que maneja, y los afiliados tendrán libertad para decidir quién administra sus ahorros.

Pero como los US$148.857,41 millones que actualmente administran las AFP ya pagaron comisión sobre el sueldo de los afiliados, desde el gobierno tienen en mente aplicar una transición.

Al respecto, para esta transición desde el Ejecutivo han socializado con distintos actores que existirán descuentos sobre esas comisiones, los cuales serán diferenciados por edad. Así, si bien cada gestor de inversiones fijará su propia tarifa sobre el saldo administrado, también existirá la instrucción de aplicar descuentos a aquellas personas que hoy son afiliados del sistema y tienen un saldo acumulado.

Dichos descuentos serán diferenciados según edad: a más años, mayor será el descuento aplicado sobre la comisión, ya que se asume que las personas que tienen más edad son también aquellos que han logrado ahorrar un mayor saldo. Ese descuento quedará fijado para todos los gestores por igual, mediante una tabla que diferencia según cohorte.

Si bien esto es visto por algunos como un doble cobro, ya que se aplicará una comisión sobre un dinero respecto del cual el afiliado ya pagó comisión para que le administren esos recursos de por vida, en una presentación que hizo el gobierno con distintos actores a fines de septiembre, también se habla de que la reforma buscará una “eliminación de doble cobro por comisiones indirectas”. Ahí recuerda que “actualmente las AFP descuentan de los fondos de pensiones las comisiones indirectas, que corresponden a pagos que se hacen a terceros por administrar los fondos (dentro de ciertos límites). Esta comisión representa un cargo adicional al que pagan los afiliados como porcentaje de su remuneración bruta”.

Y dice que “para el año 2021, las comisiones indirectas ascendieron a US$663 millones, lo que expresado en términos del porcentaje de los fondos fue de 0,33%, es decir, del orden de un 60% de las comisiones directas”.

En ese sentido, la presentación recuerda que “las AFP gastaron solo US$35 millones de sus resultados en función de inversiones. Esto representa solo un 5,3% de las comisiones indirectas”.

Además, afirma que “las comisiones indirectas desincentivan la construcción de capacidades internas de inversión de parte de los gestores de fondos, lo que va contra de la tendencia internacional de los administradores de pensiones de potenciar sus capacidades internas para invertir en distintos tipos de activos, incluidos los activos alternativos (Global Pensions Funds: Best Practices in the Pension Funds Investment Process; PWC)”.

También se menciona que “la existencia de dichas comisiones indirectas, cuya existencia y nivel no es conocido por la mayor parte de los afiliados al sistema de pensiones, disminuye la transparencia de los costos que estos deben pagar por la administración de sus fondos de pensión”.

A raíz de lo anterior, la propuesta del gobierno “es eliminar los dobles cobros, dejando una excepción de 10 puntos base (pb) para los activos alternativos”. Ahí señala que, “comparado con la situación actual, esto permitirá un ahorro de costos de 0,23 pb, lo que podría generar un aumento del orden de 5% en pensión”.

/psg