Semanas decisivas comenzarán a vivirse en la Cámara de Diputadas y Diputados. Este viernes, el presidente de la mesa directiva, Raúl Soto (PPD) presentó su renuncia al cargo que ostenta desde el 11 de marzo de este año.

Su dimisión responde a un proceso de renovación de gobernabilidad de la corporación, que fue acordado en marzo por las bancadas oficialistas, la Democracia Cristiana (DC), el Partido Ecologista (PEV), el Partido de la Gente (PDG) e independientes, y del que se excluyó a las fuerzas de derecha.

Un pacto administrativo que, últimamente, ha estado en la cuerda floja. Inicialmente, todos los parlamentarios adherentes al acuerdo habían respaldado la idea de que fuera la diputada Karol Cariola (PC) quien sucediera a Soto, convirtiéndose en la quinta mujer en ejercer el cargo y la primera comunista en asumir la titularidad de esta rama del Congreso.

Sin embargo, los votos no están asegurados. Durante las últimas semanas algunos legisladores que habían suscrito al pacto se han descolgado de dicha definición, mientras que desde el Partido de la Gente (PDG) han manifestado dudas para continuar con el acuerdo.

Frente al incierto escenario -que deberá aclararse el 7 de noviembre cuando se lleve a cabo una nueva elección en el pleno de la Cámara Baja- y tras la renuncia de Soto, hoy surgió la primera señal de la tienda política de querer competirle a Cariola la presidencia de la corporación.

“Con la denuncia del diputado Raúl Soto a la presidencia de la Cámara de Diputadas y Diputados se inicia un nuevo proceso que, como nunca, ha despertado interés por parte de la ciudadanía y los partidos políticos”, señaló este viernes el subjefe de la bancada de diputados de la tienda, Víctor Pino.

Seguidamente, el parlamentario envió “un mensaje de tranquilidad a las chilenas y chilenos”, asegurando que desde la colectividad e independientes “estamos analizando en consciencia nuestra decisión sobre la continuidad del acuerdo administrativo”.

“Y si se nos diera la oportunidad de asumir, confiamos en servir de puente en una Cámara que se ha visto tan dividida, porque lo único que buscamos es a través del diálogo y las ideas lograr el mejor futuro para nuestro país”, declaró el diputado, reforzando el interés que ha mostrado el partido por presidir este año la mesa directiva.

El mensaje de Pino se da en medio de la solicitud -a la que tuvo acceso a La Tercera- que realizó el partido a las bancadas que son parte del acuerdo administrativo, en el que solicitan un enroque con el PC para asumir la presidencia este periodo, además de ostentar la primera y segunda vicepresidencia.

Al debate de los últimos días también ha entrado el tema de la reorganización de las presidencias de las comisiones legislativas -que también está incorporada en el pacto-, pues es ahí donde se define la agenda legislativa.

En ese marco, en la propuesta realizada por el PDG también solicitan la presidencia de cinco comisiones -Salud, Hacienda, Constitución, Trabajo y Relaciones Exteriores- por un año y cupos en diez de las instancias legislativas, los que durarían cuatro años.

Una solicitud que surge en medio de las intenciones de los partidos de la derecha, que buscan lograr una alianza con el PDG, algunos DC e independientes para impedir la elección de Cariola como la nueva presidenta de la mesa directiva.

/psg