El cobre cae y registró un descenso semanal, ya que la preocupación por la inflación mundial y la desaceleración económica pesan más que la escasez de suministros que ha generado advertencias en el mercado.

Los temores de una recesión mundial crecen a medida que los bancos centrales suben las tasas de interés para combatir el aumento de la inflación. Se espera que las declaraciones de los funcionarios de la Reserva Federal continúen respaldando la fortaleza del dólar, lo que encarece las materias primas para los tenedores de otras divisas.

El cobre ha caído alrededor de un tercio desde el récord alcanzado en marzo (-29,68%), a pesar de la fuerte demanda y la reducción de los inventarios, que se acercan a mínimos históricos. Mientras que, en lo que va del año baja 22,2% y en la semana perdió un 1,86%.

Los precios del cobre no reflejan un mercado físico “sorprendentemente ajustado”, dijo el jueves Richard Adkerson, director ejecutivo de Freeport-McMoRan Inc., el productor del metal más importante del mundo que cotiza en bolsa, en una conferencia telefónica para comentar los resultados de la compañía.

Según Kostas Bintas, codirector de comercio de metales y minerales de Trafigura Group, la transición a la energía verde y la escasa oferta al contado impulsarán un repunte de los precios del cobre a medida que se disipen los temores sobre el crecimiento mundial.

Sin embargo, bancos como Goldman Sachs Group Inc. y Citigroup Inc. advirtieron esta semana sobre los riesgos de un mayor retroceso del cobre en los próximos meses.

“Los inversionistas están cada vez más divididos” sobre las perspectivas del cobre, dijo el viernes el Instituto de Investigación Chaos Ternary en una nota. Tendría más sentido vender al descubierto el metal en un repunte, ya que los precios difícilmente podrían evitar caer aún más en medio de los esfuerzos por contener la inflación, señaló.

/psg