Un ala radical de feministas saqueó e incendió una Iglesia en Chile y se unió a las protestas de grupos de vándalos que conmemoraban –18 de octubre– un año más del estallido social en ese país.

La imagen dio la vuelta al mundo tras viralizarce la infame imagen de una joven que celebra con sus brazos abiertos el brutal ataque al templo.

Muestra a una joven que porta una máscara antigases con dos filtros en la parte inferior, viste de negro y trae amarrada a la cintura un paliacate morado, que representa el movimiento abortista de un sector de feministas; tras de ella, envuelto en llamas un mueble ardiendo con un Santo, entre otros escombros que también ardían.

La mujer en cuestión usa el sobrenombre de “peppadelkaos” y su publicación en Instagram recibió tal cantidad de improperios que debió bajar la historia.

/Gap