La Primera Ministra británica, Liz Truss, presentó este jueves su renuncia al cargo, agobiada por la profunda crisis que vive el país y su gobierno tras el fracaso de sus políticas económicas, que ocasionaron la pérdida de confianza de su propia colectividad, el Partido Conservador.

“No puedo cumplir con el mandato sobre el cual fui elegida”, manifestó la Mandataria, quien había asumido las riendas de Downing Street 10 hace apenas 44 días.

Truss tomó esta decisión luego de una reunión con personeros del oficialismo en el que evaluó si todavía contaba con el apoyo de los parlamentarios conservadores.

Esto se contrapone a lo expuesto ayer por la propia Premier, quien había descartado renunciar y aseguró que “soy una luchadora, no alguien que abandona”.

Sin embargo, el fracaso de sus medidas económicas, sumado a otros hechos como la renuncia de su ministra del Interior, la hundieron aún más y animaron a muchos dirigentes conservadores a exigir su renuncia.

/psg