El alza de $30 al pasaje del Metro desencadenó una serie de hechos que provocó el estallido social y una política de congelar la tarifa del transporte público. Sin embargo, tras tres años, el actual gobierno del presidente Gabriel Boric comenzó el camino para poner fin a una de las primeras medidas que se tomó para contener las manifestaciones sociales de aquel entonces.

“A partir del próximo año vamos a tener un descongelamiento que hay que definir cuál es el momento, cuáles son los montos a considerar. Pero de todas maneras va a ser un proceso que contará con algún nivel de gradualidad”, dijo el ministro de Transporte y Telecomunicaciones, Juan Carlos Muñoz en medio de una pauta.

Meses atrás, el secretario de Estado ya había adelantado que el próximo año las tarifas del transporte subirán, pero luego se retractó tratando de matizar sus declaraciones y admitiendo que este tema se vería en la discusión del Presupuesto 2023, debate que ya está en curso.

La inflación que se disparó durante el último tiempo y el alza en el precio de los combustibles, entre otros factores, presionaron a la política de subsidio.

“Es parte de una decisión que tiene que ver con la responsabilidad del uso de los recursos (…) entonces en materia de responsabilidad parece razonable considerar algún nivel de descongelamiento”, agregó el ministro.

Muñoz también destacó que durante este año el Ejecutivo mantuvo el plan de congelamiento de las tarifas del transporte público en el marco del plan de ayuda económica de principios de año.

/psg