Colo Colo ya tiene asegurado a su primer refuerzo: Fernando de Paul. El arquero, que en la última temporada defendió a Everton, se realizó los exámenes médicos de rigor en una clínica del sector oriente de la capital. De este modo, se cumple uno de los deseos de Gustavo Quinteros, que buscaba tener un arquero de experiencia que le pueda pelear el puesto a Brayan Cortés y que sea capaz de asumir la titularidad sin problemas en caso de que el iquiqueño sea vendido al extranjero.

Cumplido el trámite de rigor, el portero ya estará en condiciones de sumarse a su nuevo equipo tras un paso exitoso por Everton, donde pese a no clasificar a copas internacionales, apenas recibió 24 goles en 27 encuentros, convirtiéndose en el segundo guardavallas menos batido del Torneo Nacional.

Asimismo, la experiencia del argentino nacionalizado chileno en Universidad de Chile, donde le quitó la titularidad a Johnny Herrera y luego llegó a ser capitán, fue un factor clave también para el cuerpo técnico de los albos. Asimismo, el meta durante los primeros meses de la pandemia se había entrenado en forma particular con Jorge Martínez, quien luego se transformaría en el preparador de arqueros de los albos, por lo que ya conoce la metodología de trabajo que encontrará.

De Paul, incluso podría estar presente en alguno de los amistosos que tendrá el Cacique frente al Betis, en Concepción y Viña del Mar (16 y 19 de noviembre, respectivamente).

En este sentido, la llegada del portero a Macul zanja la suerte de Omar Carabalí y Julio Fierro. Ambos arqueros partirán del club en los próximos días. La intención es que sean enviados a préstamo para que vayan ganando experiencia y minutos.

De no mediar algún cambio de última hora, los arqueros serán Brayan Cortés, Fernando de Paul y Eduardo Villanueva. Este último es visto como el gran proyecto del Cacique para los próximos años y la idea es que vaya aprendiendo de los dos primeros guardametas.

/EMG