Los precios del cobre subieron el pasado viernes en torno a sus niveles más altos desde marzo de 2013, mientras los políticos estadounidenses negociaban un acuerdo de gasto de estímulo largamente esperado que impulsará la economía, en Chile el gobierno celebró que al rally del metal rojo todavía le quedan vueltas.

Al inicio de sus operaciones, el principal producto de exportación del país superó los US$ 3,5 la libra al subir casi 1% en la Bolsa de Chicago. Desde la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco), se reportó al mismo tiempo que en la Bolsa de Metales de Londres el metal subió 0,81% a US$ 3,51 la libra.

El cobre ha alcanzado regularmente nuevos máximos de varios años, mientras que las acciones tocaron niveles récord durante la semana, impulsadas por positivas noticias sobre las vacunas contra el COVID-19 y datos sólidos sobre la recuperación económica de China.

Un plan bipartidista de ayuda por 908.000 millones de dólares para paliar los estragos del coronavirus ganó impulso en el Congreso de Estados Unidos el jueves, cuando los legisladores conservadores expresaron su apoyo al plan.

“Las noticias del estímulo de Estados Unidos definitivamente han ayudado al apetito por el riesgo, que ha sido fuerte desde las buenas noticias sobre las vacunas”, dijo Samuel Burman, economista de Capital Economics.

“Creemos que los precios de los metales industriales se mantendrán estables durante los próximos meses, apoyados por este apetito por el riesgo de los inversores y también por la fuerte actividad económica fuera de China”.

Sin embargo, una vez que el estímulo comience a agotarse en China, es probable que los precios retrocedan el próximo año, agregó Burman.

El avance del cobre era apoyado además por un dólar débil, que tocó un mínimo de dos años y medio. Un dólar bajo abarata las materias primas a los tenedores de otras divisas.

De vuelta en Chile, el ministro de Minería, Baldo Prokurica, dijo que el repunte del metal rojo “es una gran noticia porque permite inyectar más recursos al Fisco, reactivar proyectos mineros, generar empleos y liderar la recuperación ecónomica en estos difíciles tiempos de pandemia”.

El secretario de Estado añadió que “la minería será la punta de lanza que pondrá nuevamente de pie la economía de Chile, como ya ha hecho en el pasado”.

Cabe mencionar que el commodity es visto como un termómetro de la actividad económica mundial. Y con el debilitamiento del dólar a nivel global, el aumento de las expectativas de inflación y los gobiernos implementando inéditos programas de estímulo, nuevos flujos de inversionistas podrían impulsar los precios del cobre aún más.

Y es que, de acuerdo con una nota del Diario Financiero, más allá de que el repunte del metal esté asociado a la recuperación, desde el mercado ahora apuntan a que los inversionistas que apuestan a la recuperación económica han visto en el cobre uno de sus activos favoritos.

/