El año pasado se redujo a un cuarto la llegada de turistas extranjeros. Es decir, si en 2019 más de 4,5 millones de visitantes arribaron al país, en 2020 la cifra se redujo a poco más de 1,1 millones de turistas, es decir, un 75,4% menos que el año anterior. Esto, según datos de la Federación de Empresas de Turismo de Chile (Fedetur).

La cifra implica, nada menos, que el turismo receptivo retrocedió a los niveles de 1990 en términos de llegadas.

El gremio sostiene que el efecto de la pandemia en las llegadas de turistas podría haber sido mucho mayor si la temporada estival el 2020 no hubiese podido desarrollarse relativamente normal, debido a que los meses de diciembre a marzo son los que concentran la mayor cantidad de llegada de visitantes extranjeros.

/