La crisis se hizo sentir con fuerza en 2020. La economía se contrajo 6% el año pasado, y esa caída tuvo efectos en otras variables. Una de ellas: los ingresos tributarios.

De acuerdo al Informe de Finanzas Públicas del cuarto trimestre de 2020, la Dirección de Presupuesto (Dipres) informó que estos cayeron 9,3% siendo la mayor baja desde la crisis subprime de 2009.

Según el informe, esa baja se explica principalmente por la menor recaudación del Impuesto a la Renta, que con un peso de 38,8% en el total y una disminución de 14,6%, incidió en 64,5% en el resultado agregado.

A su vez, este desempeño obedece a la caída real anual de 18,1% en los Pagos Provisionales Mensuales (PPM), lo que se explica por la postergación establecida para estos pagos (medida incluida en el Plan Económico de Emergencia), que se compensó parcialmente por el alza de 15,8% en la Declaración y Pago Mensual, componente que incluye una recaudación excepcional por Impuesto Sustitutivo sobre el FUT (ISFUT) de $792.000 millones percibida principalmente los últimos meses del año, y que resultó por sobre lo estimado en el Informe Financiero de la Modernización Tributaria.

Esto último explica en parte la diferencia de los Ingresos tributarios proyectados en septiembre y la ejecución efectiva del año.

/